Archivo del Autor: Visitante 4576

37 Parte 2

Como para mí los cumpleaños no tienen tanto significado como para vosotros, los terrícolas, pedí hace tiempo que las chicas de recepción que no enviaran mail informando de mi cumpleaños.

Y el año pasado, entre el grupito de comer, decidimos que ya no hacíamos más regalos de cumple en petit comité.

Cuál ha sido hoy mi sorpresa al ver una tarta en la cocina felicitándome.

Entre unas cosas y otras, esta es mi lista de regalos:

  • Tarta de parte de las chicas:

tarta37

  • Felicitación de parte de las chicas que me leeré tranquilamente en casa:

Bcard

  • 1 archivo Excel de parte del Ilde. Me va a facilitar mucho una tarea. Ha coincido con el día de mi cumple pero cumpliré mi promesa de hacerle una tarta. Nunca me había regalado un Excel, que ilu.
  • 6€ de parte de Ikea
  • 6€ de parte de Foster Hollywood
  • 1 vídeo de parte de ING que no puedo ver en el curro porque me lo capa el Firewall
  • 1 bolso de parte de mi madre (que yo elegí, of course):

bolsorayas.jpg

  • 1 libro que me autoregalado (la primera novela de una bloguera):

libromarina

  • Y mi tía abuela me hará un brownie para mañana, que vienen mis amigos a la cena semanal en el chiqui-ático.

Y, si me sale bien la repostería el domingo, habrá un 37 Parte 3 el lunes.

Porque ya se sabe: no hay dos sin tres.

37 Parte 1

Sigo sin cogerle el gustillo a lo de celebrar los cumpleaños terrícolas.

Me gusta más como lo hago en mi planeta y es algo que mantengo: celebrar momentos cuando los sientas.

Además, los 37 los estoy llevando muy mal. Digo llevando porque suelo decir mi edad futura un mes antes de que ocurra. Y me duele cada vez que la pronuncio:

treinnnnnnntaysieeeeeeeetecasiunacuarentoooooona

Pero está claro que sí, que celebrar que empecé mi vida terrícola hace 37 años significa felicidad, alegría y alboroto con mis amigos, familia, dobloneros y gente que ha pasado por mi vida. Y que, si no hubiera llegado, pues muchas cosas no hubieran ocurrido. Lo que se hubieran perdido. Y vosotros también, mis queridos 10 mil lectores, porque este blog no existiría =P

Así qué, sólo por eso…

… let’s celebrate!!!

Es curioso, no había visto el video nunca pero resulta que cuando escucho esta canción bailo igual que los del video al principio. ¿A vosotros también os pasa?

Querer a alguien significa permitirse ser vulnerable

Aun así, pensó que ya que estaba allí, valía la pena aprovechar los días. Y tal vez, en uno de sus paseos, se encontrara con Johanna. Se bañó en crema solar para evitar las quemaduras. Un pequeño nervio brotaba de su interior a medida que andaba por la orilla, con la esperanza de ver a Johanna entre los bañistas.

Cuando se encontró en la zona de su urbanización, buscándola, se enfadó consigo mismo, Querer a alguien significa permitirse ser vulnerable, y le daba pánico volver a sufrir como años atrás. Era algo de lo que ni siquiera se daba cuenta. Cuando alguien sufre mucho, acaba por ponerse un escudo que lo protege del futuro. Un escudo que aleja a las personas, y que Manu se había acostumbrado a llevar permanentemente.

Extracto del libro Dos palabaras para enamorate, de Yauci Manuel Fernández

He conseguido quitarme muchos escudos en la vida y me sorprendió sentir tanto alivio, pero el del amor, cada vez que me lo he quitado ha dolido mucho. Me prometí que no me lo volvería a quitar. No sé si aguantaría otro NO en mi corazón.

Y por esa razón el marroncito doblonero no sabrá por mi el interés que le tengo.

Conversaciones en Madrid

En las charlas del DIY Hunters Day

Viene un camarero dando botellas de agua. Yo estoy un poco en la zona central y el chico pasa de largo. Le digo a la señora de detrás, que va a coger agua para más gente:
– Perdone, ¿me puede coger una botella?
Antes de dármela, me dice:
– ¿Te has portado bien para que te la de?
“Sí”, le digo con cara de niña buena mientras le sonrío.
Y ella me contesta:
– Bueno, no lo tengo muy claro. Te mueves tanto que no consigo que me salga ni una foto bien.
Como sé que puedo ser muy molesta sin quererlo, le digo: “Nada, a la próxima me das una colleja y listo”.

Creo que, a partir de ese momento, me he portado bien porque no he recibido ninguna.


Esta tarde, en la sala de ordenadores del hostel

A mi lado se sienta uno tocando la guitarra. No me molesta, me gusta como suenan las guitarras. Una de las veces, lo veo de reojo y descubro que es Bob Marley cuando era veinteañero. Físicamente parecidos, con sus rastas y desprendiendo buen rollo.

Al rato, sale una chica y empiezan a hablar en inglés.

Hablan de que hoy no hay cena gratis y en algún momento, él le cuenta que perdió mucho peso por un problema de salud y ahora le gusta estar así. De eso, pasan a otra cosa y ella le dice algo y le pregunta si tiene móvil.

Él contesta que no.

Ella se sorprende y empieza a alabarlo, del rollo “Cool, young and travelling without mobile“.

A lo que él contesta: “A ver, de normal tengo móvil, pero me lo robaron hace 2 días en el bus de Barcelona a Madrid”.

Yo me he reído mucho por dentro. Y ella, supongo que tenía esta expresión:

cara_gota

DIY Hunter Day 2017

Estoy de finde e Madrid. Sí, en plena ola de calor.

El domingo voy a ser extraterrestre a l’ast. Ya me lo huelo.

El año pasado, en mi afán de ser más activa y creativa, me apunté a muchas cosas pero se me olvidó acudir al evento al que voy mañana.  El DIY hunters day. Charlas, talleres y comida.

Supongo que será como el Creativa, la feria de creatividad y manualidades.

Pero esta lleva más charlas y los talleres son de mayor calidad (por supuesto, cuesta el doble que el Creativa, pero incluye café y comida).

El plan es:

  • llegar esta tarde a Madrid: CONSEGUIDO!!!
  • mañana el evento
  • y el domingo: rastro, free walking tour y vuelta a casa.

Nunca he ido ni al rastro de Valencia ni al de Madrid. Es curioso porque cuando viajo al extranjero lo primero que busco es el día , hora y lugar de los flea markets que haya.

Y me voy casi sin tecnología (no como otras veces que me llevo el portátil o la tablet): sólo el móvil. Desde el que he empezado a escribir el post a velocidad de tortuga.

Para el bus, llevo una novelita ligera que me ha prestado Meri.

Como era un finde y lo tengomás o menos lleno, no hequerído traerme más tecnología que el móvil y la cámara y no ver series en la cama como suelo hacer cuando viajo.

Pero me he puesto a pensar y me he agobiado por si me aburría. Pero luego he decidido que si me sobra tiempo, lo utilizaré para reflexionar varias cosas como:

  • como hago para quitarme el doblonero marroncito de la cabeza
  • qué pongo en la autoevaluación de objetivos del curro (es cada 6 meses y me da la sensación que la anterior fue el mes pasado =S )
  • cómo voy a evaluar a mi jefe: paso y puntúo raspado o soy sincera y pongo tanto lo bueno como lo malo
  • decidir cuándo y dónde me voy de vacas este verano. No me gusta coger vacaciones en julio y agosto pero este septiembre el nuevo edificio doblonero estará acabado y haremos la mudanza y conexión de los equipos de los empleados, así que mi jefe no me deja cogerlas en septiembre. Y en octubre ya es muy tarde para ir a la visita anual a Dublín.

Y, he llegado al hostel y si, será finde de reflexión, lectura e investigación porque el lugar invita a ello. Os pongo fotos hechas con el móvil:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Aclaración a los lectores: No he elegido el hostel porque sea de gatos (por tener un gato no te conviertes automáticamente en la loca de los gatos. Lleva tiempo, jajajaja). Ha sido casualidad. Hay gatos eveywhere y en mi opinión no pegan con la arquitectura del edificio y el patio interior. Eso si, las ilustraciones en las paredes de gatos con impresionantes.