Archivo de la categoría: Canciones

37 Parte 1

Sigo sin cogerle el gustillo a lo de celebrar los cumpleaños terrícolas.

Me gusta más como lo hago en mi planeta y es algo que mantengo: celebrar momentos cuando los sientas.

Además, los 37 los estoy llevando muy mal. Digo llevando porque suelo decir mi edad futura un mes antes de que ocurra. Y me duele cada vez que la pronuncio:

treinnnnnnntaysieeeeeeeetecasiunacuarentoooooona

Pero está claro que sí, que celebrar que empecé mi vida terrícola hace 37 años significa felicidad, alegría y alboroto con mis amigos, familia, dobloneros y gente que ha pasado por mi vida. Y que, si no hubiera llegado, pues muchas cosas no hubieran ocurrido. Lo que se hubieran perdido. Y vosotros también, mis queridos 10 mil lectores, porque este blog no existiría =P

Así qué, sólo por eso…

… let’s celebrate!!!

Es curioso, no había visto el video nunca pero resulta que cuando escucho esta canción bailo igual que los del video al principio. ¿A vosotros también os pasa?

La Casa y el Lobo – Ismael Serrano

No soy muy fan de canciones-protesta que tocan temas como violencia de género (Malo, de Bebe), homosexualidad (Mujer contra mujer, de Mecano), conflictos bélicos (Sunday Bloody Sunday, de U2) y muchas más.

Por supuesto que estoy a favor de la causa, pero al final suenan tanto y son tan profundas que me canso de ellas. Las de amor y desamor son más light.

Pero si tienen ritmillo, me gustan más.

El pasado viernes mi amigo hizo un mini concierto tributo a Ismael Serrano. Y me di a conocer una que no había escuchado. Va sobre el desahucio.

Llevo el estribillo “Y soplaré y soplaré” desde entonces:

“Y soplarás y soplarás”, gritaban todos,
“y no se moverá un tabique de esta casa”.
“Y soplaré y soplaré”, gritaba el lobo
y toda la calle estallaba en carcajadas.

Después de escuchar a ambos artistas, he de decir que me gustó más como la canta mi amigo =)

INSPIRA – DÍA 3

La charla de la noche anterior acabó a las 02.00 h

Y las actividades del día 3 comenzaban a las 05.45 h. donde había que acudir ya vestido al punto de encuentro. Eran 2 actividades antes la hora del desayuno. Yo iba a ir porque la primera actividad era un concierto al amanecer. Pero entonces, el organizador pronuncia la siguiente frase: “Sed puntuales ya que si llegáis a las 05:50 h. ya nos habremos ido y o sabréis donde estamos”. Deduzco que hay que andar y no estoy segura si puedo hacerlo. Y no quiero ni hacer el ridículo no pudiendo andar 200 metros ni vivir la experiencia del día anterior. Así que me pierdo el concierto de piano con vistas a la montaña y unas clases de estiramientos matinales.

Después del desayuno y un pequeño descanso para los madrugadores, seguimos con otra charla: un chico que estando viviendo en Sudamérica, decidió hacer un viaje en bicicleta durante un par de meses que se convirtieron en 2 años y medio.

Según nos cuenta, no tenía destino hasta que se dijo: ¿Y por qué no llego al final de Sudamérica? Y acabó llegando a Ushuaia, «la ciudad más austral del mundo».

Y cuando estaba allí, se dijo: ¿Y si subo hasta el otro extremo, Alaska? Y lo hizo.

Y nos contó la experiencia y anécdotas mientras veíamos fotos llenas de paisajes, gente y muchos sentimientos.

Nos contó dónde dormía, las veces que tuvo que arreglar la bicicleta, la gente que conoció por el camino, como le convencieron para que escribiese un blog en su vivencia, el día que su bicicleta murió y Álvaro le llevó una sustituta para que terminara su viaje, cómo se enamoró (y fue correspondido) de una mochilera a la que convenció para que le acompañar a Alaska.

Os dejo su blog: https://fisterrabicicleta.com/quiensoy/

Inciso sobre las charlas: El organizador usaba la música como llamada a actividades. Como también había música ambiental a lo largo del día, daba confusión. Y, sin planearlo (o esa sensación me dio), la canción Jolene de Dolly Parton, se convirtió en la canción del festival. Si la oías, es que debías acudir a la zona de actividades.

Y seguimos con otra charla.

Esta es de fotografía, pero del siglo XIX. Martí nos habló del colodión húmedo.

Oyéndolo se nota que está enamorado de lo que hace. Está muy ilusionado.

Ya me gustaba como había elegido Álvaro, el “dueño” del festival, a los ponentes. Y con cada charla me gustaba mucho más. A Martí lo había conocido hacía unos meses en una boda, donde hacer una foto con esta técnica era parte de la boda. A Álvaro le gustó tanto que lo llamó para que viniese a darnos una charla y a realizar un taller.

Echadle un ojo a su página: http://martiandinach.com/

Por la tarde, sesión de talleres. Por si alguien aún cree que es un evento de fotografía, que deje de hacerlo. Los talleres eran estos:

talleres

Yo elijo el de la ceremonia del té. Creía que sería para conocer y probar varios tipos de té.

Pero no, era místico. Ha sido relajante pero no soy mucho de meditar. Nos ha llevado a un sitio apartadito en el bosque. Ni que decir que estaba acojonada y dolorida. ¡Qué agujetas, qué dolor!

La chica majísima, eso sí. Nos cuenta que estaba suscrita a Global Tea Hut y le llegaban tés cada mes.

Reflexión del pasado, no volver a hacer y el futuro en formato gráfico:

te

Y después de los talleres, otra charla, pero cambiando la localización. Es en el pueblo, Siurana, a 15 minutos andando en plano por carretera, pero a mí me ha costado lo suyo llegar con mi uña muriéndose (SPOILER: la he perdido, se me cayó en agosto y está creciendo a su ritmo), las agujetas y el hecho que no se respirar mientras ando.

Vamos a unas rocas donde se ve toda la montaña. Y entonces Álvaro nos presenta a un compañero de estudios de su infancia, que estudió Magisterio de Educación Física y acabó convirtiéndose en pastor de ovejas.

Al igual que Carla (una de las charlas de ayer) él también hizo un cambio radical en su vida. Nos contó que descubrió que quería ser profesor de EF pero claro, no podía dejarlo sin más ya que acababa de comprarse un coche y debía poder pagarlo. Y nos contó como con un accidente de tráfico sin daños y el seguro a todo riesgo, pudo deshacerse del coche y de la deuda y puedo dedicarse a lo que le apetecía. Por lo que entendí, vive en Siurana y ahora también tiene un restaurante y tiene otro proyecto en mente.

Me encantan este tipo de personas que desprenden paz. En Los Doblones hay uno que se ha ido con su familia a Barcelona y, al enterarme, me dio mucha pena, porque cada vez que lo veía me transmitía un buen rollo impresionante.

Terminamos el día con otra charla sobre experiencias de viajeros y una charla musical.

Un chico italiano (Vincenzo Angileri) nos contó un proyecto de revista de experiencias de gente contadas como cuadernos de viajes. Escrita en inglés y en formato papel o digital.

ELDORADO

http://eldoradoexperience.org/

Me gustó como estaba encuadernado, con una simple goma elástica. Me la apunto como idea.

Y la musical, a cargo de  Marta Cascales, la hermana de Carla, que toca el piano y nos cuenta su proyecto personal. Compone música de los lugares a los que viaja. No me entusiasma mucho, pero al resto les fascina. Yo la oigo, con su mega piano profesional mientras que nos relata: cuando fui a Yosemite, cuando fui a Islandia, cuando fui a ver a mi novio que vive en San Francisco… pues me suena a “niña consentida.” Puede que no sea así y el hecho de que su padre fuera arquitecto y su madre interiorista (o viceversa o parecido) me sugestiona. Intento quedarme a toda la charla, pero hace mucho frío y me voy a la tienda. No me gusta abandonar actividades (incluidas las que no me terminan), porque son una falta de respeto y queda feo. Pero hace mucho frío para ser verano. Me quedo dentro de mi saco escuchándola.

MARTA CASCALES

http://www.martacascales.com/

INSPIRA – DÍA 1

Después de 3 horas de coche con la incertidumbre si llegaría al lugar y 15 km. de curvas, llegué.

Buenas,
¿es aquí lo de la inspiración?

Se parte de risa mientras me pone la pulserita (como en los grandes festivales/conciertos) y me dice donde acampar. Añade un “Este años ha venido mucha gente sola. Si ves a alguien que te gusta, ¡a por él!

Confirmado. Desprendo hambre de hombres por todos los poros de mi piel.

Monto la tienda en un periquete con miedo a que oscurezca y tenga que dormir tapándome con la tienda.

Inauguro la tienda que me prestó Ka metiendo todos mis trastos dentro. Sin orden, sin miramientos. Hay espacio de sobra para mí y mi desorden.

Me meto en la tienda y me doy cuenta que llevo demasiado tiempo dentro. Podría quedarme allí dentro los 4 días. No pasan lista.

Finalmente me decido y salgo. Cojo la cámara y fotografío la tienda montada. Aún no sé qué no voy a hacer casi ninguna foto de “provecho”.

tienda

Me siento en mi silla de playa al lado de mi tienda. Hago 4 fotos. De medio “provecho” podríamos catalogarlas.

provecho

Suena la música de fondo y me da la sensación que me he apuntado a un retiro conmigo misma. Música folk, una libreta, un boli y yo muy tranquila, muy relajada. Parece que la inspiración empieza a hacer efecto.

Mmmm, 20:34 y ya refresca. Espero que no haga mucho más frío porque mi única prenda de abrigo es una sudadera.

Veo, desde el principio, que la gente en general va en grupos. Recuerdo que Laura Rizos (la chica de la bienvenida) me ha comentado que había mucha gente apuntada que iba sola con la que podría relacionarme.

También detecto a la primera persona que había acudido sola como yo y no se juta con nadie. Pintilla muy alternativa y pelo de color azul. Me planteo varias veces si me relacionaba con ella, pero estoy tan a gusto siendo asocial…

Allí estoy yo, sentada en mi silla de playa con música estilo folk sonando en todo el camping. Una sensación muy agradable. Pienso:

Con que esto siguiera igual que ahora: rollo chillout, naturaleza, musiquita y yo en silencio ya me voy contenta a casa.

Y llega la hora de la cena y sigo estando sola. Me siento en un bordillo y al rato viene un chico y luego se acerca su chica y una amiga. Y ahí empiezo a conocer gente.

He de decir que, en general, no me relacioné mucho, pero es que estaba muy bien a solas.

El primer día acaba con un concierto en directo. En mitad de la montaña, en un camping. En directo y en exclusiva para nosotros.

Escuchando Elefantes, grupo norteño que cantan en inglés rollo folk-rock.

A mí me encantaron. Y sé que a algunos de mis miles de lectores les va a recordar a Once y Glen Hansard.

Estuve buscando info sobre ellos porque me gusta saber cómo empezaron, por qué se llaman así… Os dejo unos links:

ESCUCHANDO ELEFANTES

http://www.escuchandoelefantes.com/
http://compostimes.com/2012/11/escuchando-elefantes/
http://ccaa.elpais.com/ccaa/2012/02/08/galicia/1328720945_407619.html

Y una canción:

SMASH – Beautiful

Una canción que me emociona y aún no había publicado. Creo.

La conocí en la serie Smash y me puso los pelos de punta. Algún terminaré de verla.