Archivo de la categoría: Los Doblones

7

Hoy cumplo 7 años siendo doblonera.7

Otras veces lo he celebrado trayendo tarta.
Y alegrándome.
Y sintiéndome afortunada de tener trabajo de lo mío.

Hoy no, hoy mandaría a varios a la mierda.

Me encanta mi trabajo, Creo que lo hago bien y que tengo don de gentes usuarios.

Pero en las empresas, por mucho equipo y bienestar que te quieran vender, lo que importan son los números. Siempre he sido consciente de ello, no os creáis que me he dado cuenta ahora.

Pero claro, trabajo en una empresa en la que, en muchos aspectos, cuidan al empleado y le inculcan frases motivadoras, principios de empresa, posibilidad de cogerte un año extra de excedencia maternal y volver y que no se inventen nada para tirarte, jornada reducida, viajes para los veteranos y eventos como la fiesta de verano y la de Navidad…Y valores Dobloneros. Escritos en las paredes.

Y claro, así todo es más bonito. Crea buen rollo sin llegar a ser una secta. Por supuesto, siempre hay contras, como en cualquier curro, pero yo tengo tenía bastantes pros:

  • Vivo a 15 minutos en coche desde la puerta de casa a la silla de la oficina
  • Horario perfecto para mi problema con el sueño: de 10 a 19 h.
  • Puedo coger vacaciones cuando quiera, siempre y cuando no coincida con mi compi.
  • El sueldo me da para los gastos que tengo, y para ahorrar para las vacaciones.
  • Puedo recibir las compras online en el curro y las chicas de recepción me envían un mail cuando me llega.
  • A veces hay fruta/verdura gratis

Y compensaba. Desde hace un año y medio aproximadamente, ya no.

Y supongo que me afecta tanto porque me gusta mi trabajo. Pero tener un supervisor que te exige diciéndote: “Y no me digas que estás agobiada, ni que no te da tiempo porque los números no dicen que tengas tanto curro y además, sois una persona y media“.

La media es mi compi, que era una persona entera pero ahora le toca hacer de secretaria del otro área de IT a media jornada.

Yo miro mis números y sí que me cuadran: mi medio compi y yo damos soporte a las 220 personas que hay en la oficina y a los 20 que trabajan fuera de ella.

Le podemos añadir que cada 3 semanas tengo que estar disponible 24×7 con portátil y móvil a cuestas. Por una compensación que ofende más que compensa.

Y pedo terminar con las dos empleadas con las que me llevaba superbién y les caía genial hasta que un día dejé de serles tan maja. Tanto que me ponían malas caras cuando les decía algo o me reprochaban cosas que hacía. Me ha calado bastante y “gracias” a personas como ellas hacen que deje de tener admiración e interés por especie humana. Me he vuelto más solitaria; así que llego, me siento, trabajo, voy al comedor y como (con gente pero en plan autista) y vuelvo a currar cuando he terminado. No quiero llevarme más chascos.

Pero lo que más me hunde es que mi jefe me hable como me habla porque no le salen la cosas como él quiere. No creo esto que esté incluido en mi carta de puesto. No creo que me lo merezca. Nadie. Porque lo hace con todo el mundo, pero a mi y mis compis nos llegan más directos porque es nuestro jefe. Sé que no se debe hablar de jefes en Internet y menos en tu blog, pero necesito sacarlo.

Yo intento reflexionar sobe toooodo lo que me dice contiuameeeeente y pienso: “pues si hago mi curro tan mal, pues nada, que me despidan y me voy con mi paro y mi finiquito”. Pero parece que no llega ese día.

Y claro, irse de valiente, con una hipoteca y sin otro curro… es de valientes y ni hoy ni ningún otro día lo he sido. Pero no ha sido por falta de ganas.

Así que nada, empiezo mi octavo año intentando que no me afecte lo que me digan y pasando de todo. Al fin y al cabo, parece que nunca estarán contentos con mi trabajo. Tampoco lo estaré yo con sus justificaciones. A lo mejor tengo suerte y consigo que me tiren.

Escribiendo esto, me han entrado unas ganas locas de buscar otro curro.

Y también me he acordado de una serie de fotos divertidas/absurdas que mostraban las cartas de renuncia de empleados.

Siguiéndoles el hilo, acabo con un

By the way, this post would be my desired 2 week notice

Anuncios

Huyendo de los eventos sociales

Hoy es la cena de Navidad de Los Doblones.

Hace mucho tiempo que ya no acudo ni a esa, ni a la fiesta de verano ni cualquier evento similar.

Para evitar los interrogatorios varios, suelo coger dichos días o semanas de vacaciones. Como es el caso de este año, que llevo de vacas desde el 2 de diciembre y volveré el lunes 18.

Las Navidades me gusta trabajarlas. Hay menos gente y me cunde más. Voy menos agobiada/estresada y me pongo al día de lo que se va quedando aparcado.
Los veteranos ya se han acostumbrado pero aun así siguen preguntando la razón de mi ausencia.

Hay 2 razones.

La primera, la que cuento, es que mi empresa no establece límites en la barra libre. Y la gente, acaba bebiéndoselo todo.

Y no me gusta el efecto del alcohol en la gente, con mucha cantidad muestra la parte reprimida de las personas. Me gusta mantener la imagen profesional que tengo de mis compañeros de trabajo. Ya he visto a alguno “más que pasados” y ya no los puedo mirar igual.

A esta razón, me dicen: pues vienes a cenar y luego te vas.

No me convencen para nada, porque si voy, me apetece irme cuando quiera, no estar controlando cuando la gente empiece a beber.

Además, ir sólo a cenar entra en conflicto con la otra razón. La que no cuento a los cuatro vientos.

Y es la siguiente: Me siento sola en dichos eventos. Mucho. Más que en mi rutina diaria y en mi casa viviendo conmigo misma.

Por eso tampoco me gustan las bodas. Y las comidas en grupos grandes. No consigo sentir integrada. Me lo paso bien escuchando a la gente y con las risas que siempre surgen, pero mientras todo eso pasa, una sensación de soledad me invade. Como en las pelis/series que el protagonista empieza a oír más bajitos o sólo murmullo y su alrededor está todo un poco como lejano y borroso.

En las cenas de empresa y las bodas tampoco ayuda el tamaño de las mesas. Está guay que sean redondas para poder ver a todo el mundo, pero estás tan alejado de todos… incluso de los que tienes a tu lado.

Sin querer, me empiezo a aislar (no oigo y me cuesta escuchar y participar en las conversaciones) y acaba pensado que he perdido 2 horas de mi vida que habría disfrutado más en casa haciendo incluso nada.

Así que, como no me gusta nada sentirme así, pues las evito. Si alguien está pensado que es porque quiero ser el centro de atención y no lo consigo, no está en lo cierto. Muchas veces me gustaría pasar menos desapercibida.

Acabo recalcando que no quiero que sea un post depresivo. Sólo quería compartir como lleva esta extraterrestre algunos temas sociales. Forma parte de mi misión el redactar informes.

Si alguien más ha sentido lo mismo en eventos sociales ya sabe: que me llame y quedamos. Así podrá decir: no puedo ir, es que ya había quedado con alguien y a vosotros os veo mucho más que a ella ;-)

Más Río

Mequis ha vuelto de su mes de vacaciones.

Me ha preguntado que cómo llevo lo de Río.

Como estábamos rodeadas de gente le he hecho un gesto de “llevándolo”.

Si me preguntara ahora, pues sería un:

Pues lo llevo mal, porque me lo cruzo y él tiene un polvazo….

Y yo llevo tanto sin limpiar…

37 Parte 3

A mis 37 he descubierto que soy incoherente.

Les pido a las chicas que envían los mails de cumpleaños y se encargan de que tus compañeros te firmen una felicitación que me quiten de la lista porque:

Me da vergüenza que venga la gente a felicitarme

Me da un poco de miedito que la gente que haga como yo y ya no firme tarjetas, y por lo tanto, recibir una vacía. La razón básicamente es que somos 200 y hay cumpleaños día sí, día también. Y si quieres firmar a la gente, tienes que pasarte por la recepción todos los días. No hay excusa, porque las chicas se lo curran mil y la semana de antes, le mandan un mail a todo el mundo menos a los cumpleañeros y te recuerdan que hay tarjeta disponible. Aun así, es un poco incompatible con trabajar.

Pero el miércoles 21, día previo a mi cumple, volvía a casa conduciendo y me vino una idea: celebrar mi cumpleaños pero con mi toque personal.

Así que, pasé por el supermercado para hacer una tarta y preparar la dinámica de celebración.

Desafortunadamente, me equivoqué de modo en la olla que cocina todo y empezó a hacer ruidos y oler muuuuy mal. Y la tarta fue a la basura, incomible.

Me dio mucha rabia, pero me acordé que hay veces que la gente escribe mails que empiezan así: El otro día fue mi cumpleaños y por eso hoy he traído un picoteo.

Así que, el domingo, hice las mejores únicas tartas que se hacer.

Y llegó el lunes. Y aquí llega la parte de incoherente, porque no me gusta llamar la atención y lo que hago es enviar este mail a todo el mundo:

 

Buenos días dobloneros:
El pasado jueves cumplí 37 años.
Intenté traer una tarta de zanahoria, pero me salió incomible.
Hoy lo reintento a lo grande:
  • Tarta de zanahoria con nueces 
  • Tarta Guinness de chocolate
  • Rosco de canela
Si quieres un trozo, te lo doy a cambio de un regalo a elegir entre: 
  1. Un chiste, largo o corto, hay papeles en mi mesa para cualquier tamaño de chiste
  2. Una monedita de 10 céntimos para mi próximo viaje. En las bodas ponen un número de cuenta a cambio de comida y parece que funciona.
  3. O…puedes devolvérmela con…  “un ticket”, el que quieras: de la compra, de la ORA, de la gasolinera, de la charcutería…
Puedes pasar por mi sitio a por un trozo y depositar el regalo en la caja habilitada para ello =P
Y, si quieres tarta pero piensas que tengo mucho morro, puedes hacer lo siguiente: Vienes, haces como que escribes un chiste pero me pones algo como: Te he engañado, me llevo tarta sin regalo.
Enjoy the week and let’s dance! 

Aclaración para los NO Dobloneros: Lo del “ticket” es porque como trabajadores, si tienen un problema o petición para el departamento de Helpdesk, tienen que hacer un ticket de servicio. Desde que lo pusimos en marcha hace años, siempre están con la coña que me van a dar sus tickets del súper.

Y puse las tartas y la caja para recoger regalos:

La verdad que fue una risa. Además, conseguí:

  • Muchos chistes
  • Felicitaciones y chocolates de México
  • 3 tickets de la compra
  • 20 monedas de 10 céntimos! Yo que había puesto esa opción de coña y porque estoy un poco resentida con las bodas.

Comparto la dinámica por si alguien la quiere, los chistes y felicitaciones.

Chistes:

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Felicitaciones y chocolates:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Lo único “malo” ahora es que acabo de sentar precedente y tengo un reto anual. A ver que me invento para el año que viene. Y los siguientes.

B2Run

Hace dos años me compré 2 pares de camisetas y de pantalones-mayas-piratas para salir a andar.

Hasta el mes pasado, seguían en el cajón con la etiqueta puesta.

Pero anunciaron en los Doblones la carrera B2Run para el 3 de junio. Es una carrera para empresas. Simbólica, porque son 6 kilómetros. Y me enteré que se podía hacer andando. Así que me costó, pero me apunté. Hice un simulacro y más o menos entraba en tiempo.

También me apunté porque la meta estaba dentro del estadio de fútbol del Valencia, el Mestalla. Y me apetecía saber cómo era un estadio por dentro. Desde dentro parece más pequeño.

Glops me había dicho que ella iría conmigo. Pero como no sabía si la pobre podría ir tan lenta, me hice a la idea de que iría sola. Aunque sin problemas, eh? Al final éramos 4 dobloneras bastante alejadas del último grupo. Pero no las últimas.

Así que conseguí los 2 objetivos que me había planteado a largo plazo en un mismo año: acabar la carrera y no ser la última.

De los Dobloneros en general, no ganamos casi nada. No fuimos la empresa más rápida. Pero Goku de IT fue el primer doblonero en cruzar la meta. Mi marroncito quedó el quinto, pero en realidad hubiera sido cuarto, pero había un doblonero que llevaba una GoPro y se puso delante para grabar como pasaba la meta. Ah, y sortearon un viaje entre todos los participantes. Le tocó a un doblonero. Fue la risa, ¿Cuál es el colmo de un trabajador en al que en su empresa viaja frecuentemente a Alemania? Que hagan una rifa y le toque un viaje a… ALEMANIA.

He guardado mi dorsal como recuerdo:

Y la medalla de “Finisher” se la he regalado a mi madre:

Y Pailar, que es como mi madre joven doblonera, me ha regalado una planta. Es un solete.

Pero ahora vamos a lo que me plantearíais: Después de esta experiencia y que por tu condición física deberías moverte o hacer algún tipo de ejercicio… ¿vas a coger rutina?

Pues la verdad que no las tengo todas conmigo. Andar es superaburrido. Y eso que salgo a las 20:00, cuando empieza un programa de radio que me encanta.

Desde de la carrera, he salido un par de veces. A ver si a partir de la semana que viene, que ya no tengo el horario (de 08:00  a 17:00 h.) que me hace quedarme dormida por las esquinas salgo más.

Pero es que es tan aburrido….

Anuncios