Archivo de la categoría: Bueno saberlo

Querer a alguien significa permitirse ser vulnerable

Aun así, pensó que ya que estaba allí, valía la pena aprovechar los días. Y tal vez, en uno de sus paseos, se encontrara con Johanna. Se bañó en crema solar para evitar las quemaduras. Un pequeño nervio brotaba de su interior a medida que andaba por la orilla, con la esperanza de ver a Johanna entre los bañistas.

Cuando se encontró en la zona de su urbanización, buscándola, se enfadó consigo mismo, Querer a alguien significa permitirse ser vulnerable, y le daba pánico volver a sufrir como años atrás. Era algo de lo que ni siquiera se daba cuenta. Cuando alguien sufre mucho, acaba por ponerse un escudo que lo protege del futuro. Un escudo que aleja a las personas, y que Manu se había acostumbrado a llevar permanentemente.

Extracto del libro Dos palabaras para enamorate, de Yauci Manuel Fernández

He conseguido quitarme muchos escudos en la vida y me sorprendió sentir tanto alivio, pero el del amor, cada vez que me lo he quitado ha dolido mucho. Me prometí que no me lo volvería a quitar. No sé si aguantaría otro NO en mi corazón.

Y por esa razón el marroncito doblonero no sabrá por mi el interés que le tengo.

DIY Hunter Day 2017

Estoy de finde e Madrid. Sí, en plena ola de calor.

El domingo voy a ser extraterrestre a l’ast. Ya me lo huelo.

El año pasado, en mi afán de ser más activa y creativa, me apunté a muchas cosas pero se me olvidó acudir al evento al que voy mañana.  El DIY hunters day. Charlas, talleres y comida.

Supongo que será como el Creativa, la feria de creatividad y manualidades.

Pero esta lleva más charlas y los talleres son de mayor calidad (por supuesto, cuesta el doble que el Creativa, pero incluye café y comida).

El plan es:

  • llegar esta tarde a Madrid: CONSEGUIDO!!!
  • mañana el evento
  • y el domingo: rastro, free walking tour y vuelta a casa.

Nunca he ido ni al rastro de Valencia ni al de Madrid. Es curioso porque cuando viajo al extranjero lo primero que busco es el día , hora y lugar de los flea markets que haya.

Y me voy casi sin tecnología (no como otras veces que me llevo el portátil o la tablet): sólo el móvil. Desde el que he empezado a escribir el post a velocidad de tortuga.

Para el bus, llevo una novelita ligera que me ha prestado Meri.

Como era un finde y lo tengomás o menos lleno, no hequerído traerme más tecnología que el móvil y la cámara y no ver series en la cama como suelo hacer cuando viajo.

Pero me he puesto a pensar y me he agobiado por si me aburría. Pero luego he decidido que si me sobra tiempo, lo utilizaré para reflexionar varias cosas como:

  • como hago para quitarme el doblonero marroncito de la cabeza
  • qué pongo en la autoevaluación de objetivos del curro (es cada 6 meses y me da la sensación que la anterior fue el mes pasado =S )
  • cómo voy a evaluar a mi jefe: paso y puntúo raspado o soy sincera y pongo tanto lo bueno como lo malo
  • decidir cuándo y dónde me voy de vacas este verano. No me gusta coger vacaciones en julio y agosto pero este septiembre el nuevo edificio doblonero estará acabado y haremos la mudanza y conexión de los equipos de los empleados, así que mi jefe no me deja cogerlas en septiembre. Y en octubre ya es muy tarde para ir a la visita anual a Dublín.

Y, he llegado al hostel y si, será finde de reflexión, lectura e investigación porque el lugar invita a ello. Os pongo fotos hechas con el móvil:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Aclaración a los lectores: No he elegido el hostel porque sea de gatos (por tener un gato no te conviertes automáticamente en la loca de los gatos. Lleva tiempo, jajajaja). Ha sido casualidad. Hay gatos eveywhere y en mi opinión no pegan con la arquitectura del edificio y el patio interior. Eso si, las ilustraciones en las paredes de gatos con impresionantes.

 

B2Run

Hace dos años me compré 2 pares de camisetas y de pantalones-mayas-piratas para salir a andar.

Hasta el mes pasado, seguían en el cajón con la etiqueta puesta.

Pero anunciaron en los Doblones la carrera B2Run para el 3 de junio. Es una carrera para empresas. Simbólica, porque son 6 kilómetros. Y me enteré que se podía hacer andando. Así que me costó, pero me apunté. Hice un simulacro y más o menos entraba en tiempo.

También me apunté porque la meta estaba dentro del estadio de fútbol del Valencia, el Mestalla. Y me apetecía saber cómo era un estadio por dentro. Desde dentro parece más pequeño.

Glops me había dicho que ella iría conmigo. Pero como no sabía si la pobre podría ir tan lenta, me hice a la idea de que iría sola. Aunque sin problemas, eh? Al final éramos 4 dobloneras bastante alejadas del último grupo. Pero no las últimas.

Así que conseguí los 2 objetivos que me había planteado a largo plazo en un mismo año: acabar la carrera y no ser la última.

De los Dobloneros en general, no ganamos casi nada. No fuimos la empresa más rápida. Pero Peter de IT fue el primer doblonero en cruzar la meta. Mi marroncito quedó el quinto, pero en realidad hubiera sido cuarto, pero había un doblonero que llevaba una GoPro y se puso delante para grabar como pasaba la meta. Ah, y sortearon un viaje entre todos los participantes. Le tocó a un doblonero. Fue la risa, ¿Cuál es el colmo de un trabajador en al que en su empresa viaja frecuentemente a Alemania? Que hagan una rifa y le toque un viaje a… ALEMANIA.

He guardado mi dorsal como recuerdo:

Y la medalla de “Finisher” se la he regalado a mi madre:

Y Pailar, que es como mi madre joven doblonera, me ha regalado una planta. Es un solete.

Pero ahora vamos a lo que me plantearíais: Después de esta experiencia y que por tu condición física deberías moverte o hacer algún tipo de ejercicio… ¿vas a coger rutina?

Pues la verdad que no las tengo todas conmigo. Andar es superaburrido. Y eso que salgo a las 20:00, cuando empieza un programa de radio que me encanta.

Desde de la carrera, he salido un par de veces. A ver si a partir de la semana que viene, que ya no tengo el horario (de 08:00  a 17:00 h.) que me hace quedarme dormida por las esquinas salgo más.

Pero es que es tan aburrido….

Un día por otro y 2 meses sin publicar

Uf, cuanto más llevas sin publicar más cuesta ponerse.

Y, personalmente, dudo de cualquier idea que me viene a la cabeza. No veo que tenga “material” para post.

Como este, por ejemplo.

Ettlingen’s Sundays

Ayer estuve en Heidelberg de turista. Hoy se suponía que iba a Estrasburgo.

Pero con el sueño que tengo siempre y más esta semana pasada que me he levantado a las 7 todos los días y acostado a las 00:00 no lo vi factible y cancelé el billete de bus.

¿En que estaba pensando yo para coger un bus en DOMINGO a 25 minutos en tranvía y que salía a las 08:35 y que además volvía  a las 19:40?

Supongo que lo hice porque los otros horarios no eran compatibles con aprovechar el día en la ciudad: llegar a las 12:30 y volver a las 16:30.

Ah y le añadimos lo de que anoche se cambió la hora. Domingo, cambio de hora y lo que me cuesta madrugar. No sé cómo no vi las señales antes de comprar los billetes. Voy a echarle la culpa al sueño que, como siempre, no me deja pensar con claridad.

Así que, anoche me dieron las tantas, hoy e he levantado a las 10 para desayunar, he vuelto a la cama y me he despertado a las 14:00. En mi defensa, con el horario de ayer hubieran sido las 13:00.

Y he salido con la esperanza de encontrar un sitio en el que aún me dieran de comer.

El otro domingo que pasé en Alemania, el pasado febrero, parecía que andara por un pueblo deshabitado. Sin gente por la calle, todo cerrado y nublado.

Cuál ha sido mi sorpresa al ver las calles llenas de gente por la calle, en bicicleta y comiendo HELADOS.

La sorpresa ha sido mayor cuando, al girar hacia LA plaza del pueblo 100% adoquinado, sólo veía gente. Y COCHES dentro de la plaza. Al acercarme he visto que era una exposición. Era gracioso a la par que extraño ver a la gente abrir los maleteros y  meter y sacar bolas de la compra.

Pero cuando ya me he vuelto loca ha sido al ver las tiendas abiertas en DOMNGO: zapaterías, librerías, papelerías, droguerías…

En este pueblo, en el que me tiraron el otro día de un supermercado de 2 plantas a las SIETE de la tarde porque era la hora de cerrar.

Al ver la papelería abierta (la primera tienda que he visto abierta) automáticamente he mirado el móvil para comprobar que no era LUNES.

Le he preguntado a la dependienta que por qué está vierto siendo domingo. Ella me ha contestado: estamos abiertos hasta las cinco. Aquí lo del inglés tampoco se lleva mucho.

Así que he decidido que debe ser que el horario comercial alemán tiene una excepción: si hace sol, se abre. Y punto.

Lo que hace el buen tiempo. Incredible.