Archivo de la categoría: Gente

Una libreta en Instagram

Mequis, necesito tu ayuda. Es un momentino. ¿Puedes bajar a la zona de esparcimiento de la planta baja ?

Y como es tan maja, pues allí nos encontramos.

– Resulta que he ganado un premio en un concurso de Instagram. Una libreta!!! Estoy emocionadísima, pero tengo 2 problemas: Quiero contestar al comentario y no encuentro la opción de contestar.

– A ver, tú no puedes contestar porque eso no es un comentario, es una publicación. Lo que haces es escribir y es un comentario.

– Ah, claro. Lógico. Y mi segundo problema es que me han enviado un mensaje privado preguntándome la dirección donde la mandan y ahora con consigo encontrar ese mensaje. Ni en opciones ni nada.

– Mira, este icono es el de los mensajes. Ahí lo tienes.

IG_icons

La miro con cara entre de lástima y de vergüenza y le digo:

Lo sé, ahora te estás preguntando que qué narices es esta situación en la que una doblonera del departamento de IT te pregunta dudas de una aplicación de móvil.

Y si, parece absurdo, pero en temas de redes sociales, voy más perdida que un pulpo en un garaje. Pero mi curro lo hago bien, siempre y cuando no le preguntes a mi jefe.

Anuncios

Lentejen

– Vis, ¿Qué le has echado a las lentejas?
– Longanizas (refiriéndome a esto, que con mi viaje a Murcia descubrí que se las llaman diferentes)
– Nosotros le ponemos Wiener, las que llamáis vosotros “de Frankfurt”
– Normalmente se les ponen jamón serrano y chorizo, pero para mi le dan un gusto muy fuerte y por eso le pongo longanizas
– Nosotros le ponemos bacon

10.000

Aquí va mi regalo de Navidad para mis 9 mil lectores. Es una colaboración especial.

Goku me mandó este texto por Whatsapp después una carrera en la que corrió y le admiro por escribir todo esto en el móvil y le tengo envidia de cómo de bien está escrito. Me gustó tanto que le he pedido permiso para publicarla. Espero que os guste tanto como a mí.

¡Feliz Navidad!

Hola Vis, hoy he hecho la volta a peu de mi pueblo, 10.000 metros, y quería compartirlo contigo…

Venía tocado del gemelo habiendo podido entrenar poco en el último mes. Encima constipado desde el jueves… Así que me presentaba a este 10.000 con temor, porque al ser donde vivo, quería hacer una buena carrera y… No pintaba bien.

Al menos esta semana he podido entrenar bien y el gemelo no se ha resentido, buenas sensaciones, muy distintas a mi forma física, que buscaba una independencia unilateral de mi cuerpo, pero, he aplicado el 155 y me hecho con el gobierno de mi cuerpo y mente. Hoy ha sido un día de relax, cuidado de comida y entrenamiento mental de la carrera. Pensando la estrategia y lo puntos donde apretar, decidiendo ir en plan Kamikaze.

Hora y poco antes de la carrera, estiro en casa, caliento gemelo y me como un plátano. Ya equipado marcho a la carrera… Un poco de nervios, creo que he mirado 5 veces el reloj. Eso significa que es una carrera importante para mí.

Veo a mi primo, suelo coincidir en muchas carreras con él, es un gran apoyo, siempre que hago una carrera en la que está él, me sale bien. Él no va a mí ritmo, pero siempre salimos juntos, y casi que tenemos un ritual: ir al coche, vaselina(sin malinterpretaciones, por favor… Jejeje), foto, estiramientos y la gasolina… Bebida energética!

Calentamos y a la salida, me coloco bien, es mi pueblo y quiero salir en una buena posición y a ritmo. El corazón palpita más que otras carreras y… Pistoletazo!

Salgo rápido sin mirar atrás. A 10 metros los primeros. Nunca los había visto tan cerca… Jejeje síntoma de que voy muy rápido… Ummmm malament, reventaré, pero… Hoy me da igual, tengo que dar al máximo lo que tenga. Sigo… Km. 3 y mantengo un ritmo de 3’55”, voy con el globo de 4′ y con la primera chica. Pero empiezo a notar que flaqueo… Es muy posible que no aguanté, pero mentalmente hago un trabajo de refuerzo para pensar que puedo, que me centre en los que tengo delante, en el 5º km. la respiración no es síncrona y me doy cuenta que si no quiero quedarme en una cuneta, tengo que dejarlos marchar, y eso hago… Los dejo ir. Creo que esa, es la mejor decisión de todo el día, de la carrera. Porque aun empeorando el ritmo, no mucho, los mantengo a la vista. En el 7 me pasa un conocido, no me derrumbo, en el 8, empiezo a tener mucha acumulación de sangre en las piernas, me pesan… Y creo que voy a acabar reventando, siendo un cadáver a recoger como se suele decir, pero para sorpresa mía, el ritmo no empeora, lo aguanto, no como los primeros, pero no es malo. Paso al conocido. No me lo esperaba, le digo que se coja a mí, o que se centre en la técnica de carrera. Sigo, muy cansado y en el 9 aprieto más, mi mejor kilómetro yendo a 3’45”. A 500 metros el empuje de ánimos mejor del mundo, ver a tu gente, a tus personas queridas, mi mujer y mi hija. Hace que mantenga ese ritmo pese a lo perjudicado que voy y… La metaaaaaaa!

40’38

Mi mejor tiempo en 10.000.

Me cuesta encontrar el punto de equilibrio entre respirar y querer recuperar. En el avituallamiento solo entra agua, y naranja pero casi que a lametazos.

Cuando ves que logras un objetivo, te embarga una satisfacción y alegría que te hace estar a gusto, aunque sea más corta que un suspiro, pues nadie lo va a reconocer, muy pocos se enterarán, solo tú familia, amigos,… Pero esas personas que logran sus objetivos, dando lo que tienen, por sus medios, son campeones, aún que sea un suspiro lo que dure…

Todos somos unos campeones!

Friendsgiving (I)

O te caigo genial o te caigo fatal. No suelo caer a medias.

No tengo muchos amigos. Es un hecho, no una queja. Necesitan mucho mantenimiento y como te despistes un poco, los pierdes.

Nunca he tenido colegas. Yo me doy al 100% cuando conozco a alguien. Colegas de salir, grupo de deporte o actividades…no tengo. Ni estoy muy interesada en tenerlos. Si que lo he intentado con el tema de viajar. Pero en realidad no era colega, era amiga. Luego dejó de serlo.

Porque soy radical. Me la juegas o no me aceptas tal y como soy, pues vale. Lo entinedo pero se acaba lo que había.

No soy de medias tintas. Con los hombres me pasa lo mismo. Si no me quieres como pareja, no me pidas que sigamos siendo amigos.

Ah, y hablo mucho. No por protagonismo. Algún trauma oculto habrá seguro, pero ni sé lo que es ni lo quiero saber.

Pero también escucho.

Aunque me ha salido una mala manía de interrumpir a la gente. Y me da rabia. Working on it estoy.

Y puedo resultar pesada/agobiante/cargante/soez/bruta. Soy consciente.

En estos últimos meses me he cansado de un par de dobloneras que no me terminaban de aceptar o que me aconsejaban “por mi bien” que cambiara algunas cosas de mi.

Puede que tuvieran razón pero me siento aliviada de no ver una cara agria cuando le hablaba a una de ellas o de tener como un pepito grillo a la otra. Es incómodo porque trabajo con ellas, pero creo que lo llevaré bien.

Siempre le he dado mucha importancia al concepto AMIGO. No suelo usarlo para casi nadie.

Mis compañeros de la universidad no entendían que no les llamara amigos. Ellos eran “mi gente”. Les costó pero se convencieron cuando les expliqué que era mi forma cariñosa de llamarlos.

Para mi un amigo es como tu pareja amorosa pero sin la parte sexual.

Tu conoces a alguien, congenias y cuando descubres que el sentimiento es mutuo, incluyes a esa persona en tu vida. Cuando hay parte de sexual, pues acabas teniendo una vida juntos al 100%. Con los amigos, pues quedas cuando se puede/se quiere.

¿Es esa persona perfecta? Ni la pareja ni el amigo. Nadie es perfecto.

¿Dejas a tu pareja o amigo porque hay cosas que no te gusta que haga, diga o sea? Pues puedes dejarlos, pero para mí, ni era tu pareja, ni era tu amigo.

Así me siento por mis amigos: no juzgada ni analizada.

Y me sorprende mucho. Porque también soy inestable a veces, o indecisa (los dos últimos eventos han sido un cambio de fechas y horas increíble). Entendería que se equivocaran de fecha u hora en el siguiente evento y no aparecieran.

Y me siento agradecida por tenerlos. Y que nos reunamos cada sábado en el chiquiático.

Y, por eso y porque me encantan todas las celebraciones americanas, este año celebro FRIENDSGIVING. Un Acción de gracias pero de amigos.

Si sigo así, se acostumbrarán que las celebraciones americanas implican llevar cada uno algo para comer. La anfitriona se encarga del plato principal, la decoración y el lugar.

Como no, con lo que me gusta a mí las manualidades, hay invitaciones que terminaré de montar mañana. Esta es la muestra (advierto que las fotos me han salido caca; en realidad mola más y que el wahsi tape textil no pega bien, como podéis observar):

friendsgivinga_card_front

friendsgivinga_card_back

¡Qué ganas tengo!

Si alguien le apetece o quiere asistir y no ha recibido invitación, que comente en el post justificando su asistencia y se estudiará si cumple los requisitos =P

Si los cumple, será invitado.

¿En qué situaciones faltarías al trabajo?

Esta pregunta es la que no planteó el coach que vino a darnos técnicas de estudio en el curso de Bolillos.

Este coach me gustó mucho más que el del curso de oratoria.

Empezó con el planteamiento que lo que estamos haciendo es un trabajo en el que debemos cumplir los horarios todos los días y saltárnoslos sólo en las mismas situaciones en las que nos iríamos de cualquier otro trabajo.

También nos dio técnicas de tiempos, descansos, métodos y nutrición para el estudio. Y nos pidió realismo porque es un trabajo por obra y servicio pero de larga duración y los que ya tienen un trabajo remunerado tienen menos tiempo para trabajar en el segundo.

Me gustó mucho. Me motivó. Pero he de reconocer que me pasó como cuando me contrataron en Los Doblones, que me preguntaron cuando quería empezar y yo pensé: “Ya me han confirmado que el trabajo es mío pero con lo bien que se vive sin trabajar… yo empezaría en un mes. O dos. ”. Con deciros que el 21 de septiembre fue la charla y aún no me he incorporado lo digo todo.

Pero ya no puedo ni quiero alargarlo más:

Hoy firmo el contrato con la publicación de este post.
Y mañana es mi primer día de trabajo en Los Bolillos.

Anuncios