Desvelada

Cuando tengo que hacer algo fuera de mi rutina, como ir al médico a renovar recetas, entregar papeles, recados en general… a veces me ocurre que no consigo dormirme por la noche.

Y lo que mejor me sale involuntariamente cuando me desvelo es planificar ni futuro. Empiezo a pensar en cosas que voy quiero hacer a corto, medio y largo plazo. Los planes a corto plazo suelen empezar con “mañana por la mañana me levanto temprano” y nunca se cumplen, porque cuando me suena el despertador, me autoconvenzo que no era tan buena idea y sigo durmiendo hasta el mediodía.

Los de medio plazo son los más reales. Hay veces que los cumplo. A largo plazo no, siempre sale uno de “a medio” que hacen que se me olviden los primeros.

Anoche me pasó, me desvelé y mi mente se puso a toda máquina. Como sabe que laboralmente estoy un poco frustrada, se encargó de encontrarme una solución.

Y me convenció: volver a vivir y trabajar en el extranjero era lo que debía hacer. Pero ya, en cuestión de un mes. Pintaba muy bien: volver a Dublín y trabajar en Google. Por las noches soy optimista en modo extremo y sé con la seguridad que me van a coger en cuento les eche el currículum. Y vivir de alquiler con mi madre irlandesa, que está buscando estudiantes para alquilarles habitaciones.

¿Y la hipoteca? Sin problemas. Con un sueldo básico de allí me daría justo, pero me daría para pagar la cuota sin tener que alquilar mi chiqui-ático, pagar alquiler en Dublín, bonobús y comprar comida.

Y con el horario de allí de cenar tan pronto, podía seguir con el único proyecto a largo plazo que no se me olvida. A ver si lo consigo.

Así que ahí estaba mi cabecita, a las 4.15 de la madrugada planificando exitosamente una nueva etapa en mi vida.

Todo solucionado. Ya podía dormir tranquila y con una sonrisa de oreja a oreja.

Y entonces, es cuando oí un ronquido y me acordé que hay un elemento que tiraba todos mis sincronizados planes por el suelo: tengo un gato. Que ronca casi más que yo, por cierto.

Me había olvidado de Turbo. Y claro, no me lo puedo llevar al extranjero. Múltiples motivos y un único escenario que no me gustaría que sucediese tan pronto =S

A la mierda todo. Pero no pasa nada. En realidad me encanta vivir en España, concretamente en Valencia. Continuamos como si no hubiera planificado nada

Anuncios

Twitter

twitter-logo-evolution

No me había enterado que ya no eran sólo 140 caracteres y por eso no me había “apuntado”. Yo, que no me callo ni debajo del agua, con ese número no tenía ni para empezar. Ahora son 280 y como novedad, puedes abrir hilos de tuits encadenados.

Cuento esto porque hace unos meses, algo se activó en mi cabecilla. Eso y, como ya he comentado, lo de que no paro de hablar y decir tonterías. Son graciosas pero es que, si por mi fuera, no callaría nunca. Y puedo resultar pesada/cansina.

Así que he decidido que, para no saturar a la gente que me queda (menuda racha llevo de quitarme gente tóxica y de hacerme enemigos), puede que Twitter sea la solución.

Muchas veces he intentado imitar a otros con posts cortos: los empiezo escuetos pero al final acaban en otra página.

Así que, sí, la nomuyamigadelasredessociales ya tiene blog, flckr sin actualizar, FB para leer chistes, Instagram para poner mis fotos “artísticas” y la última adquisición.

¡¡¡ TWITTER !!!

 

miprimertweet

 

 

Criticona

Ayer lloré. En el trabajo. Tuve suerte que estaba en Los Doblonen y la persona que tengo más cerca está a 4 metros.

Me lo había buscado, he de reconocer. Pero no pensé que el disgusto me durara el resto del día. Hoy ya me he levantado sin él, pero uf, que mal rato. Hacía mucho tiempo que no lloraba. No recuerdo la última vez. ¿Sería la doblonerasiempreestressada liándomela como siempre? ¿Mi jefe diciendo lo mal que hago todo?… Apuesto por la segunda opción.

Me llamó al móvil y me dijo:

“Vale ya, tus emails no tienen nada de gracia.
¿Quieres dejar de buscar errores en mi trabajo?”

Ella tenía razón, le he hecho demasiados comentarios críticas sobre lo que envía o publica.

Por el tono, que fue el que me provocó el llanto y el disgusto, sabía que había sobrepasado su límite. Por lo menos 3 pueblos. Así que la dejé hablar, que me dijese todo, me lo había ganado.

Es algo que me cuesta controlar, veo errores o no entiendo algo y se los comunico a la persona responsable. Y claro, parece que a la gente en general no le gusta que le critiquen (no pongo el adjetivo constructivo porque no creo en él. Aunque lo hagas construstivamente, al final eso lo decide/aprecia el criticado).

Comenzó diciéndome que no tenía que volver a decirle como debían acceder los usuarios a los artículos, que ya se lo había comentado en el número anterior y me habían hecho caso.

Ella estaba tan histérica que no pude decirle que sí, que ya lo habíamos hablado y que se lo había apuntado en su libreta de papel (manifestándome en ese momento que la tecnología a veces no es tan útil) pero… que no la había consultado para este número y lo había vuelto a poner mal.

Lo que sí pude decirle fue que después de sus comunicaciones recibo emails de sus lectores diciendo que no pueden acceder a ellas poniendo las credenciales que pone en su email.

Me dijo que era una tontería, que la gente sabía acceder.

En ese momento pensé que si a ella no le importaba no poder llegar al máximo de personas posible, la conversación, por mi parte, había terminado. Y la dejé hablar.

Continuó preguntándome si a Finanzas, Office management y Diseño también los criticaba. Y le contesté la verdad: con estos tres departamentos hago lo mismo y llevamos bastante tiempo trabajando juntos. Y no consideramos que nos criticamos unos a los otros, trabajamos aportando lo que sabemos. Ellos elaboran el material y yo reviso la parte que me toca, la traducción al inglés y a veces me atrevo con las construcciones de frases en español. Y con Diseño, voy desde el respeto (aunque parece que no ha quedado claro para algunos) y les digo: “Sé que obedecéis órdenes pero esas etiquetas quedan muy artificiales. Sin embargo, me encanta la composición”. Y otras veces me llaman ellos porque saben que voy a ser sincera en mi opinión y quieren saber que veo como usuaria.

Luego me echó en cara que había distraído a su compañero con cosas que él no lleva.

No creo que fuera para tanto. Vi que unas fotos no aparecían y pensé que el tema lo llevaba él, porque relacioné fotos y diseño. Qué ilógica soy a veces, pensar que contratan a un chico para el tema de diseño y acudir a él con temas de fotos.

Y siguió con el tema de las traducciones. ¿Era yo acaso traductora como para poder decir cómo se escribe en inglés? Ahí no pude defenderme, porque lo que le hubiera dicho hubiera sido empeorar la situación.

Imaginad que leéis un artículo de un newsletter y en inglés se titula:

The Red Bathroom

Y, cuando le pincháis a la versión española el título es:

Más allá de los colores y las estancias

Pues sí, yo no soy traductora, pero el que ha escrito eso tampoco.

Y se lo comenté al chaval porque en ningún momento dudo del nivel de inglés que tienen, pero sabía que eso era un título provisional que se les había olvidado cambiar. De hecho, alguien ha comentado que en la versión en papel poner algo que no es ni por asomo “The Red Bathroom”.

Acabó con lo típico:

“¿Te gustaría que te estuviesen criticando cada cosa que haces?”

Pensé que si no sabía la respuesta, por mucha que se la dijera,  nunca la entendería.

Así que me disculpé, le prometí que intentaría no hacerlo de nuevo (for the record, ya me lo había prometido la primera vez que no le gustó el comentario, mea culpa, I know) y le colgué.

Por supuesto que me gusta que me critiquen/corrijan mi trabajo. De cada vez que termino de dar una formación les digo:

“El material está subido, si hay errores, faltas de ortografía o no se entiende, por favor decídmelo y lo cambio.”

Publico bastante material y no me gusta que tenga errores. Da mala imagen. O simplemente no se entiende que hay que hacer, por lo que no he conseguido el objetivo de darles autonomía a los usuarios.

Y, por supuesto, no pienso que la persona no es lo suficientemente lista o similar. Nadie tiene el conocimiento completo. Y no significa que no seas válido. Simplemente, sé por experiencia que si trabajas mucho en un texto, al final no ves los errorcillos obvios porque ya has visto demasiado el texto.

Termino reconociendo que ella tenía razón. ¿Quién soy yo para meterme en sus cosas?

Lo malo es que, me estoy cruzando con demasiadas personas como ella que me hacen ser cada vez más ermitaña porque ya no sé cómo he de actuar con vosotros, los humanos.

Una libreta en Instagram

Mequis, necesito tu ayuda. Es un momentino. ¿Puedes bajar a la zona de esparcimiento de la planta baja ?

Y como es tan maja, pues allí nos encontramos.

– Resulta que he ganado un premio en un concurso de Instagram. Una libreta!!! Estoy emocionadísima, pero tengo 2 problemas: Quiero contestar al comentario y no encuentro la opción de contestar.

– A ver, tú no puedes contestar porque eso no es un comentario, es una publicación. Lo que haces es escribir y es un comentario.

– Ah, claro. Lógico. Y mi segundo problema es que me han enviado un mensaje privado preguntándome la dirección donde la mandan y ahora con consigo encontrar ese mensaje. Ni en opciones ni nada.

– Mira, este icono es el de los mensajes. Ahí lo tienes.

IG_icons

La miro con cara entre de lástima y de vergüenza y le digo:

Lo sé, ahora te estás preguntando que qué narices es esta situación en la que una doblonera del departamento de IT te pregunta dudas de una aplicación de móvil.

Y si, parece absurdo, pero en temas de redes sociales, voy más perdida que un pulpo en un garaje. Pero mi curro lo hago bien, siempre y cuando no le preguntes a mi jefe.

Con 38 y sigo con mi Cucarachafobia

Los 38 me han traumatizado menos que los 37. Lo malo, que unos días de cumplirlos, descubrí que hay cosas que a veces no se arreglan al cumplir años.

Tengo pavor a las cucarachas. Otros bichos/insectos me pueden dar más o menos “cosa”, otros asco que aún recuerdo pero, las cuquis, no puedo no puedo.

Pensé que serían con un miedo más de pacotilla pero hace una semana descubrí que no.

Situación: Jueves por la noche, lista para cenar. Abro el armario (parte superior) de los vasos para sacar mi vaso de sangría y al verla, pego tal chillido que al gato no lo veo durante la siguiente hora.

Una cucaracha en mitad de la puerta. Es gigante, más redonda que oblonga (me encanta usar esta palabra, me creo que soy sofisticada). Y tirando a roja, no negra tizón. Pero es una cucaracha, ese insecto al que le tengo pavor porque me paraliza y me da asco de sólo pensar el ruido que hacen al chafarlas. Me dan arcadas.

Y ahí estamos las dos, sin movernos durante un minuto pensando nuestro siguiente paso.

Entonces, yo empiezo una charla mental conmigo misma mientras intento no hiperventilar:

Vis, cumples 38 años la semana que viene, vives sola desde hace 7. Es un bicho, tienes que superar tus miedos.

Por si acaso, me vuelvo a recordar que tengo 38 años.

Y, entonces, la cuqui decide moverse y se mete en el armario. Así que lo tomo como una señal y cierro la puerta. Respiro. Varias veces.

Y acto seguido, cojo el móvil:

– Dime
– Mamá, que he abierto el armario y había una cucaracha gigante. Gigante. GIGANTE.
– Y yo sé que no puedo llamarte para estas cosas, que tengo 38 años y tengo que arreglármelas por mi misma. Pero es que es la primera cucaracha que veo en esta casa desde que me mudé. Mamá, que han sido 4 años de felicidad. Yo ya no me acordaba del pánico que me dan.

La respuesta de mi madre son risas y toses provocadas por la risa.

– Mamá, al final se ha vuelto a meter en el armario y he cerrado. Así que, mañana nada más salir de trabajar, paso por tu casa, te recojo, matas la cucaracha y te devuelvo a tu casa a tiempo para que le hagas la cena a la abuela.

Más risas y toses pero consigo un “vale”.

– Es que mama, lo he intentado, te lo prometo, pero es muy grande. Y tirando a roja.
Ah, esas son las voladoras.  Habrá entrado por la ventana.
– V
ale, lo que tú digas pero mañana te recojo. Es que he pensado darle con la escoba y matarla en el suelo, pero si se escapaba, yo ya no duermo. Y si la atrapa el Turbo y me la trae a como alimento, me da un patatús. Tú mañana vienes y la matas.

Cuelgo y aunque está todo bajo control, no estoy tranquila del todo. Ese módulo en concreto tiene la puerta un poco descolgada y tengo miedo que pueda salir por la noche. Así que mientras ceno, uno de los ojos lo tengo vigilando el armario.

Y es entonces, cuando me voy a dormir, que me acerco a beber agua y, efectivamente, veo que la cuqui ha encontrado la vía de escape. Veo sus antenas larguísimas saliendo del marco de la puerta. Aprieto la puerta todo lo que puedo hasta que desaparecen. Pero claro, así no voy a conseguir dormir. Así que, cojo mi cinta americana de lunares (¿dónde narices tengo la normal? Esta es para cosas bonitas) y “sello” el armario.

Viernes. Llego a Los Doblones y aunque ya había decidido hacer un post de ello, no puedo resistirme (Dios, como me gusta hablar) y se lo relato a Pommery y Goku. Goku me da su visto bueno para publicarlo. Le parece que hay material.

Cuando les digo y les muestro cómo de sellado está el armario, les da la risa:

sellarconlunares

Cuando llegues a casa, la cuqui ya no está ahí – me asegura Pommery

Termino mi jornada y paso a por mi madre. Llegamos y le acerco la silla, pero cuando va a abrir la puerta, veo que la persiana de la terraza está a la mitad. Le digo:

– Espera, que voy a abrir la ventana por si se te escapa y tengo que salir corriendo.

De la risa, mi madre casi se cae de la silla.

Yo sigo mirándola muy seria y le digo: “Es en serio”. Y abro la persiana hasta arriba y me quedo cerca.

Ella abre el armario y empieza a sacar cosa por cosa inspeccionando algunas en detalle: los tazones opacos, la cafetera, la caja con sobres de Nescafé descafeinado… Y le hago sacudir el taquito de servilletas por si está entre ellas.

Vacía todo el armario y no aparece. La devuelvo a casa y les escribo a Pommery y Goku diciéndoles que tenían razón y se había escapado.

Por supuesto, no me quedo tranquila. Y cada dos por tres abro el armario (que sigue vacío) por si aparece y la mato con el spray que ya me he comprado. Pero me voy a la cama con la tranquilidad de que se ha salido del armario y ha salido a la terraza, buscando el sol, como me había asegurado mi madre.

Sábado. Ya hago vida normal. Hasta que, por la noche, me entra sed y voy a por agua. Y, en el zócalo superior del armario, aparecen 2 antenas gigantes que me son familiares.

Pero esta vez, con el “fli” en mano, me subo a la silla y le echo un par de ráfagas. Una tercera porque intenta saltar al vacío y quiero que se quede ahí. Otra más y finalmente, deja de moverse.

Cojo el móvil y les mando esta foto a Pommery y Goku diciéndoles que si, que se había escapado pero seguía en casa:

patasyantenas

He echado tanto que me ahogo. y salgo a la terraza.

– Mamá, que la cuqui seguía en casa. Pero la he matado con el spray. Yo la dejo ahí arriba y mañana voy a buscarte y vienes y la recoges que me da mucho asco.
– Vale
–  Sé que está muerta pero aún sigo mirando, es como un tic.
–  Bueno, a veces les echas el “fli” y se atontan un rato y luego reviven
–  No me digas eso, no me digas eso que ya no duermo.

Miro el reloj, las 22:38.

– Mamá, a la abuela ya las acostado, ¿verdad?. Vístete que en 5 minutos voy a por ti.
– Vale – me dice entre risas

Y sí, la hice venir para recogerla. Me aseguró, no sé si porque era cierto o por lo cansina que soy, que era grande.

Hoy, como era el día de mi cumpleaños, le he comprado un ramo de flores como detalle de compensación por:

  • Venir a matarme y recogerme la cuqui
  • Y como se dice, por los 38 gorrinos que podría haber criado.
Anuncios