Archivos Mensuales: octubre 2017

Halloween 2017

Como quedó claro en el post anterior, he llegado tarde a decorar el chiquiatico.

El año que viene tendré la casa decorada desde el sábado 27 al jueves 1. Decidido.

Pero hoy, estreno la bolsa de Halloween que me compré en Irlanda en AGOSTO.

¡Me encanta!

No entendía la frase Smell my feet y el profe me explicó que es una cancioncilla que cantan los niños por esta época.

Aquí va mi aporte cultural del Halloween. Es una rima infantil para el truco o trato:

Trick or treat,
smell my feet
give me something
good to eat
if you don’t,
I don’t care
I’ll pull down
your underwear!

Anuncios

Mañana es Halloween

Me encanta Halloween. Sobretodo en las películas y en las tiendas de Dublín.

Y me río cuando alguien te dice: Es que Halloween no es una fiesta española y van de morros todo el rato.

En esos momentos me acuerdo del chiste que un día vi en Internet, que, a esa pregunta, contestaba:

Tienes toda la razón,
porque como es bien sabido,
Jesucristo era de Burgos.

Desde que me mudé a La Cueva tengo ganas de decorar mi casa 100% Halloween.

La Cueva era perfecta. Con unas escaleras y una terraza antes de entrar. Perfecta para decorar con telarañas. Ya era tenebrosa sin ni siquiera decorarla.

Pero tenía un “pero”. Mi casa estaba en un barrio de casa bajas, perdido del centro, en cuesta y sin población infantil. Vamos, que allí no vendría ni el tato a por caramelos.

También era perfecta para hacer una fiesta, como las de Dublín y las películas, que pones música y la gente está por todas las estancias con su propia bebida.

Esta opción también tenía un “pero”. Por pocas personas que vinieran, no había sitio para aparcar. Sólo lo hay a tomar por saco y subiendo el pueblo en pendiente, puede que la mitad se rajaran a mitad camino.

Y ahí tengo la espinita desde entonces.

Este año (y los anteriores) quería decorar la terraza del chiquiatico para que los niños vinieran a pedir caramelos.

Este año, me emocioné y pensé en currármelo tanto que haría invitaciones para los niños de los padres dobloneros. Y hubiera cocinado tortilla de patatas para acompañar con las cervecitas en la terraza.

Por supuesto, también había un “pero”. Halloween cae en martes y yo salgo a las 19h. No es compatible con estar en casa por la tarde.

Luego me surgieron las dudas:

Cuando cae en día normal… ¿es oficial y sabido por todo quisqui quese puede pasar al sábado?

Si eres padre, ¿cómo le dices a tu criatura que Halloween es el martes, pero pides caramelos el sábado de antes?

A este paso, cuando me vista de bruja, no me hará falta ponerme muchas arrugas.

A ver si me documento preguntando a los padres y el año que vienme lo curro. Porque hasta que toque en sábado…

¿En qué situaciones faltarías al trabajo?

Esta pregunta es la que no planteó el coach que vino a darnos técnicas de estudio en el curso de Bolillos.

Este coach me gustó mucho más que el del curso de oratoria.

Empezó con el planteamiento que lo que estamos haciendo es un trabajo en el que debemos cumplir los horarios todos los días y saltárnoslos sólo en las mismas situaciones en las que nos iríamos de cualquier otro trabajo.

También nos dio técnicas de tiempos, descansos, métodos y nutrición para el estudio. Y nos pidió realismo porque es un trabajo por obra y servicio pero de larga duración y los que ya tienen un trabajo remunerado tienen menos tiempo para trabajar en el segundo.

Me gustó mucho. Me motivó. Pero he de reconocer que me pasó como cuando me contrataron en Los Doblones, que me preguntaron cuando quería empezar y yo pensé: “Ya me han confirmado que el trabajo es mío pero con lo bien que se vive sin trabajar… yo empezaría en un mes. O dos. ”. Con deciros que el 21 de septiembre fue la charla y aún no me he incorporado lo digo todo.

Pero ya no puedo ni quiero alargarlo más:

Hoy firmo el contrato con la publicación de este post.
Y mañana es mi primer día de trabajo en Los Bolillos.

Euromillón & Christmas lottery

No creo en los juegos de azar. Y la china doblonera me confirmó que la probabilidad no está a favor.

Y claro, por mucho que quieras evitarlo, si tienes la suerte de tener trabajo, tienes la mala suerte de tener que decidir si haces el Euromillón y si compras el décimo de Navidad de la empresa.

¿Cómo no vas a comprarlo si todo el mundo lo hace?

¿Te perdonarías que les tocara a todos y tú no haber participado?

Así que, aprovechando que me estoy redefiniendo y hay cosas tontas que me crean más agobio que satisfacción, me desapunto del Euromillón y de participar a medias con Pommery en los 3 décimos de Navidad.

Se acabó el no tener calderilla e ir cambiando en las máquinas de café para pagarle a Ems cada mes. Y el invertir mi dinero en una causa perdida no me llamaba nada, la verdad.

Ya lo rumié hace un par de semanas y no me decidí porque el Eurmillón “sólo” suponían unos 70€ anuales y si tocaba algo, pues se recuperaba. Pero anoche me decidí.

El dinero del Euromillón no me lleva a un ahorro impresionante así que voy a colaborar con mi granito de arena en alguna ONG. Soy todo oídos a recomendaciones.

Y el de Navidad, pues un poco de lo mismo. Aprovecharemos la campaña de OXFAM Intermón para comprar 3 pollitos a una familia que los necesite.

Modo Romántica ON

Sassenach

Me habían dicho que la serie Outlander estaba muy bien. Y me ha encantado. Pero hubiese parado de verla en el capítulo 14 de la primera temporada. El 15 y 16 aún me impactan cuando me acuerdo y la segunda temporada es 100% política e historia independentista.

Lo que me emocionó y me produjo ternura fue la historia de amor.

Él es escocés y ella inglesa. Y fantaseo con que alguien me llame Sassenach con el mismo amor que siente él.

Cuando tengo pareja (es decir, cada lustro impar que sea capicúa) me gusta tener un nombre único con el que llamarle. Y no vale: amor, cari, mi vida

Debe significar algo. Debe crear un vínculo que sólo la pareja entienda.

 

Anuncios