Archivos Mensuales: diciembre 2016

INSPIRA Conclusiones y demás

  • Me ha encantado la experiencia. ¿Repetiré? Maybe.
  • Debe de molar más si ya vas con tu propio grupo, pareja o acompañante.
  • A pesar de todo lo positivo de la experiencia, lo veo un poco caro.
  • Se ve que este año añadieron un día más pero en realidad no empezaba hasta el viernes 24. ¿Me arrepiento de haber ido el jueves 23? No, porque no me gusta llegar cuando algo ya ha empezado (por ejemplo, para los cursos, si llego 10 minutos después de que haya empezado, ya voy perdida toda la sesión). Además, el concierto de la primera noche y el tiempo de chill-out me gustaron mucho. De lo que si me arrepiento 1000 veces es haber ido a la excursión a las Pozas. Si repito y nos dicen que no nos quedemos en el camping, cogeré el coche y me iré de excursión al pueblo de abajo.
  • He perdido una uña. Me dijeron que tardaría un año en salir, pero he de decir que en 3 meses y medio casi la tengo ya completa.
  • Si repito, me compraré una colchoneta hinchable gordota. Mis caderas/muslos son incompatibles con dormir en el suelo.
  • Doy fe que el festival no es de fotografía. De hecho, no hice casi ninguna.
  • Ha sido curioso ver la vestimenta de los asistentes. Muy diversa. Iba desde el extremo hippie/perroflauta al vestido largo con sandalias de cuña.

INSPIRA – DÍA 4

Último día pero con bastante actividad.

Después del desayuno, llega el momento de las mesas redondas.  Siempre que las nombran me asusto porque me da la sensación que tanto el moderador como los asistentes están en petit comité y es casi obligatorio participar.

Hay varías a elegir: algo de infancia y control en Internet, otra que no recuerdo y la que elegí yo: emprendedores.

La da un hombre que es una mezcla de consultor e inversor. Muy sincero, aun sabiendo que nos iba a quitar la ilusión de ser emprendedores.

Allí estábamos todos viniendo del mundo creativo, con ganas a veces de hacer negocio con nuestras pasiones. Y lo primero que nos ha dicho es que el producto sólo el 3% de todo el proceso y el capital a invertir. Como un cubo de agua fría nos ha sentado. Nos comenta que entiende que nuestra pasión es el producto que creamos, pero que quería ser sincero para que no lo diésemos todo y el negocio no funcionara y hubiésemos perdido todo nuestros ahorros. A pesar del pesimismo, nos ha dado claves, nos ha aconsejado no invertirlo todo, nos ha hablado del método LEAN (invertir lo mínimo posible o algo así entendí), el posicionamiento y que tener en cuenta si buscamos  a un inversor.

Ha sido gracioso el momento en el que con el concepto LEAN (The ultimate goal is to provide perfect value to the customer through a perfect value creation process that has zero waste.) uno de los participantes levanta la mano y comenta:

Ah, bueno, los catalanes en eso llevamos ventaja por lo del LEAN lo llevamos de serie

Y me ha gustado la preocupación de una chica (¿queda claro que lo que me ha gustado es que haya compartido la preocupación y no que me gusta que la gente se preocupe, verdad?) que construye y vende artículos de madera. Nos comenta que es su pasión y tiene un blog donde habla de ello, pero que para conseguir posicionamiento web, debe seguir los consejos de palabras clave y demás en el texto. Y claro, si estás tan obligada a usar dichas palabras o una cantidad de ellas, pierdes la personalidad en tu texto, ya no es lo que tú querías escribir.

Me ha parecido muy interesante el tema, por si algún día me da por vender cosas que están en mi mente pero que aún no he fabricado.

Y finiquitamos las actividades con una charla de Toni Arbonés, escalador  profesional que nos cuenta algunas de sus vivencias y como se siente uno es situaciones límite.

Habla de algunas situaciones en las que creía que no lo iba a conseguir. Mentalmente, yo le digo:

Sé cómo te sientes. He ido a las Pozas.

TONI ARBONÉS

http://www.kailasgears.com/blog/view/49.html?showtype=thumbs

http://desnivel.com/escalada-roca/sc/toni-arbones-encadena-antagonista-su-primer-8c-a-los-45-anos

Charla finalizada y el maestro de ceremonias coge el micrófono y hace como en los conciertos, cuando presentan y dan las gracias a su equipo, uno por uno: ilustración de la web, el manitas, los técnicos de sonido e imagen, la organizadora y coordinadora, su mujer y algunos más.

Y la terminar, he sentido la necesidad de hablar (como siempre, jajaja) . Y le pregunto: “Hola, perdona, soy nueva y quería saber si los asistentes podemos también dar las gracias”. A que mala hora lo he dicho. El hombre me indica que me acerque al centro, me ofrece el micrófono y es cuando ha llegado la vergüenza. Parece mentira porque doy la sensación de que no es así, pero a veces me pasa. Y cuando me pongo nerviosa, soy más payasa de lo normal. Por eso, creo recordar haber cogido el micrófono y haber empezado a decir algo así como:

Hola, soy Vis y soy Inspiradora Anónima.

Es mi primer viaje y he de decir que el no saber que se hacía aquí me daba un poco de cosa. Pero al llegar pensé: “Uy, aquí la gente va a su rollo y no pasan lista, así que si no me gusta, pues me meto 4 días en la tienda y cuando vuelva a casa y me pregunte la gente, les mentiré y les diré: genial, ha sido genial. Muy divertido.”

Después de las risas continuo:

Quería dar las gracias en especial a Laura Rizos, porque llegué con mi ignorancia en tema de campings y ella me lo explicó con toda la paciencia del mundo. Y horas después, cuando mucha gente ya había llegado, habíamos cenado y estábamos disfrutando del concierto de Escuchando Elefantes cuando se me acercó y me preguntó si me había instalado bien.

En ese momento pensé: “Se acuerda de mí y de mi nombre”.

Cuando termino, el organizador me da un abrazo.

Lo mejor ha sido luego, cuando me he dado cuenta que cuando me cruzo con alguien me miran, y algunos me dicen:

“Me ha encantado como has hablado”, “Me he reído un montón contigo y tu agradecimiento”, “Me he sentido muy identificada”, “Te estaba escuchando y estabas diciendo cómo me sentía”.

Hasta vino una chica que al escucharme se había emocionado tanto que no ha podido evitar llorar.

Y llegó la última comida, donde descubrí que la fideuá en Cataluña no se hace con los mismos fideos que usamos en Valencia.

Y el festival se acabó. Cogí los datos de las 4 personas con las que me relacioné y creamos un grupo de Whtasapp, Inspirados 2016, no lo usamos pero ya veremos qué ocurre cuando se acerque la fecha de la próxima convocatoria.

Al irme, Laura Rizos está en la entrada/salida del camping. Me despido y me regala una parte de la decoración preguntándome si tengo algún sitio donde ponerlo. Le digo que sí, que encontraré uno. Y lo hago, uno muy especial que me recuerda lo mucho que me gustó la experiencia:

inspiracar

INSPIRA – DÍA 3

La charla de la noche anterior acabó a las 02.00 h

Y las actividades del día 3 comenzaban a las 05.45 h. donde había que acudir ya vestido al punto de encuentro. Eran 2 actividades antes la hora del desayuno. Yo iba a ir porque la primera actividad era un concierto al amanecer. Pero entonces, el organizador pronuncia la siguiente frase: “Sed puntuales ya que si llegáis a las 05:50 h. ya nos habremos ido y o sabréis donde estamos”. Deduzco que hay que andar y no estoy segura si puedo hacerlo. Y no quiero ni hacer el ridículo no pudiendo andar 200 metros ni vivir la experiencia del día anterior. Así que me pierdo el concierto de piano con vistas a la montaña y unas clases de estiramientos matinales.

Después del desayuno y un pequeño descanso para los madrugadores, seguimos con otra charla: un chico que estando viviendo en Sudamérica, decidió hacer un viaje en bicicleta durante un par de meses que se convirtieron en 2 años y medio.

Según nos cuenta, no tenía destino hasta que se dijo: ¿Y por qué no llego al final de Sudamérica? Y acabó llegando a Ushuaia, «la ciudad más austral del mundo».

Y cuando estaba allí, se dijo: ¿Y si subo hasta el otro extremo, Alaska? Y lo hizo.

Y nos contó la experiencia y anécdotas mientras veíamos fotos llenas de paisajes, gente y muchos sentimientos.

Nos contó dónde dormía, las veces que tuvo que arreglar la bicicleta, la gente que conoció por el camino, como le convencieron para que escribiese un blog en su vivencia, el día que su bicicleta murió y Álvaro le llevó una sustituta para que terminara su viaje, cómo se enamoró (y fue correspondido) de una mochilera a la que convenció para que le acompañar a Alaska.

Os dejo su blog: https://fisterrabicicleta.com/quiensoy/

Inciso sobre las charlas: El organizador usaba la música como llamada a actividades. Como también había música ambiental a lo largo del día, daba confusión. Y, sin planearlo (o esa sensación me dio), la canción Jolene de Dolly Parton, se convirtió en la canción del festival. Si la oías, es que debías acudir a la zona de actividades.

Y seguimos con otra charla.

Esta es de fotografía, pero del siglo XIX. Martí nos habló del colodión húmedo.

Oyéndolo se nota que está enamorado de lo que hace. Está muy ilusionado.

Ya me gustaba como había elegido Álvaro, el “dueño” del festival, a los ponentes. Y con cada charla me gustaba mucho más. A Martí lo había conocido hacía unos meses en una boda, donde hacer una foto con esta técnica era parte de la boda. A Álvaro le gustó tanto que lo llamó para que viniese a darnos una charla y a realizar un taller.

Echadle un ojo a su página: http://martiandinach.com/

Por la tarde, sesión de talleres. Por si alguien aún cree que es un evento de fotografía, que deje de hacerlo. Los talleres eran estos:

talleres

Yo elijo el de la ceremonia del té. Creía que sería para conocer y probar varios tipos de té.

Pero no, era místico. Ha sido relajante pero no soy mucho de meditar. Nos ha llevado a un sitio apartadito en el bosque. Ni que decir que estaba acojonada y dolorida. ¡Qué agujetas, qué dolor!

La chica majísima, eso sí. Nos cuenta que estaba suscrita a Global Tea Hut y le llegaban tés cada mes.

Reflexión del pasado, no volver a hacer y el futuro en formato gráfico:

te

Y después de los talleres, otra charla, pero cambiando la localización. Es en el pueblo, Siurana, a 15 minutos andando en plano por carretera, pero a mí me ha costado lo suyo llegar con mi uña muriéndose (SPOILER: la he perdido, se me cayó en agosto y está creciendo a su ritmo), las agujetas y el hecho que no se respirar mientras ando.

Vamos a unas rocas donde se ve toda la montaña. Y entonces Álvaro nos presenta a un compañero de estudios de su infancia, que estudió Magisterio de Educación Física y acabó convirtiéndose en pastor de ovejas.

Al igual que Carla (una de las charlas de ayer) él también hizo un cambio radical en su vida. Nos contó que descubrió que quería ser profesor de EF pero claro, no podía dejarlo sin más ya que acababa de comprarse un coche y debía poder pagarlo. Y nos contó como con un accidente de tráfico sin daños y el seguro a todo riesgo, pudo deshacerse del coche y de la deuda y puedo dedicarse a lo que le apetecía. Por lo que entendí, vive en Siurana y ahora también tiene un restaurante y tiene otro proyecto en mente.

Me encantan este tipo de personas que desprenden paz. En Los Doblones hay uno que se ha ido con su familia a Barcelona y, al enterarme, me dio mucha pena, porque cada vez que lo veía me transmitía un buen rollo impresionante.

Terminamos el día con otra charla sobre experiencias de viajeros y una charla musical.

Un chico italiano (Vincenzo Angileri) nos contó un proyecto de revista de experiencias de gente contadas como cuadernos de viajes. Escrita en inglés y en formato papel o digital.

ELDORADO

http://eldoradoexperience.org/

Me gustó como estaba encuadernado, con una simple goma elástica. Me la apunto como idea.

Y la musical, a cargo de  Marta Cascales, la hermana de Carla, que toca el piano y nos cuenta su proyecto personal. Compone música de los lugares a los que viaja. No me entusiasma mucho, pero al resto les fascina. Yo la oigo, con su mega piano profesional mientras que nos relata: cuando fui a Yosemite, cuando fui a Islandia, cuando fui a ver a mi novio que vive en San Francisco… pues me suena a “niña consentida.” Puede que no sea así y el hecho de que su padre fuera arquitecto y su madre interiorista (o viceversa o parecido) me sugestiona. Intento quedarme a toda la charla, pero hace mucho frío y me voy a la tienda. No me gusta abandonar actividades (incluidas las que no me terminan), porque son una falta de respeto y queda feo. Pero hace mucho frío para ser verano. Me quedo dentro de mi saco escuchándola.

MARTA CASCALES

http://www.martacascales.com/

INSPIRA – DÍA 2

Descubro que este año habían ampliado el festival un día más pero en realidad el festival de verdad empezaba el segundo día. Por eso, no había nada programado hasta la tarde, sólo una excursión a las pozas pero sin prisa.

Es decir, me levanto tarde. Este festival va mejorando por momentos. NO madrugar es una alegría para mí.

Como aún no he hecho amigos, para la excursión decido llevarme un libro, la cámara y unos folios para escribir. Lo necesario para no aburrirme mientras la gente se baña. No me importa ir en modo solitario, pero durante la excursión hago amigos: una pareja de madrileños y una embarazada de 4 meses y medio.

Al ir niños pienso que se trata de una excursión ligerilla.
Ahí lado.
Y al lado estaba, pero debajo de la montaña.

Empezamos a bajar y yo voy bien. Incluso después de 1 hora de seguir bajando. TODA una campeona. Pero los niños lo son más. Y mucho más las mamás que llevaban a sus hijos en mochilas para bebés.

Como no llegamos, empiezo a acojonarme pensando en la vuelta. He bajado bien, tan solo tenía una incómoda molestia en la uña del dedo gordo del pie.

Y por fin llegamos a las Pozas. Y aún no me creo que me haya bañado. No soy de bañarse en lagos, playas ni piscinas que no tengan agua caliente. También me inspecciono el pie y descubro que tengo la uña de color gris.

Y llega el momento de volver. Nos comentan que podemos volver por otro camino más plano pero más largo. Lo elegimos. Pero hace mucho calor.

Comienzo a andar con un grupito pero mis limitaciones físicas y mentales me hacen retrasarme. La chica embarazada me dice que va a acompañarme a mi paso, que ella también necesita ir más despacio.

Pero empiezo a ponerme nerviosa al descubrir que no puedo dar 3 pasos sin quedarme sin respiración. Eso me desencadena ansiedad y frustración. Y los descansos son cada vez más frecuentes. Así que se suma el sentimiento de culpa por ralentizar a la embarazada.

En esta ocasión, además, sucede que no llevamos casi agua y que hace mucho calor. Doy tanta pena que la gente me regala agua al adelantarme. Y la embarazada me intenta ayudar con consejos de respiración.

Y le digo que la teoría de inspirar por la nariz y soltarlo por la boca ya me la sé. Pero yo no sé si yo no sé o qué, pero cuando intento respirar “bien” me quedo sin respiración y tengo que respirar más respirar más rápido y breve para recuperar la respiración normal.

Y me rindo. Le digo que no puedo más. Y me quedo sentada. Y viene un grupo y nos comenta que los responsables han ido a por coches porque los niños no pueden más. Y veo mi salvación. Pero reconozco que es bastante patético que me compare con niños. Pero estoy desesperada.

Entonces, no sé qué pasa para que me deje convencer por la embarazada para seguir andando. Y llegamos a una bifurcación: seguir el camino o entrar por un sendero ascendente que pone “Siurana 20 minutos”. Y la embarazada me vuelve a convencer. Y nos adentramos ascendentemente por un sendero. Esos 20 minutos me parecen horas. Horas de dolor, ansiedad, frustración e impotencia. La embaraza me da ánimos pero hay un momento que no puedo más y me pongo a llorar. Pobreta, que mal se lo estoy haciendo pasar. Me dice que me desahogue y que sigamos andando. Y vemos un cartel. Y al leerlo, vuelvo a llorar al leer “Siurana 20 minutos”. Y cuando la embarazada iba a pronunciar el discurso típico para estos casos, la interrumpo con cariño:

Ni se te ocurra contarme que esta experiencia me sirve para superarme y aprender para la próxima. Esto sólo me crea sufrimiento físico y mental. Nada más. Me rindo. Ya te adelanto que no habrá próxima.

A partir de entonces, empiezo a desvariar. Cada vez que paro, que era literalmente cada 10 pasos, le informo con el tipo de parada:

– Me tiemblan las piernas, descanso y ahora sigo. Abandóname, ya llegaré.
– No puedo respirar, descanso y ahora sigo. Abandóname, ya llegaré.
– Parada de derrotismo.  Abandóname, que voy a pasar la noche aquí. No te preocupes, que tengo la toalla para taparme.

Pero no me abandona. Me dice que esto le sirve como entrenamiento para ser madre. Pero yo ya no tengo esperanza. Intento convencerla para volver atrás, al camino, donde un coche podría recogernos. Al estar dentro del sendero, sé que no podrán venir a por nosotras. No lo consigo. Seguimos andando.

Y llegamos a otro cartel. Y vuelvo a llorar, jajaja. Ella ya lo esperaba.

En este pone 5 minutos. Ninguna de las 2 lleva ni reloj ni móvil. Para mí ha sido al menos una hora. Estos “5” minutos están compuestos por tramos de unos 10-15 pasos. Ella siempre va un tramo por delante de mi, por supuesto. Y se supone que, después de esta etapa, ya salimos a la carretera que lleva al camping.

Nuestra conversación es la siguiente:

– ¿Ves la carretera?
– No
– ¿Ves la carretera?
– No
– ¿Ves la carretera?
– No
– ¿Carretera?
– No
– Pues llevamos muchos tramos, deberías verla.
– Aún no la veo
– Oigo gente, debe estar ahí, ¿la ves?
– No
– ¿Carretera?
– No
– ¿Carretera?
– No
– Miénteme y dime que la ves
– No, que a los hijos no hay que mentirles.

Por supuesto, al final de cada tramo me paro y le sigo diciendo la razón de la parada: dolor de piernas, respiración o derrotismo. Llego a desesperarme tanto que pienso que si me tiro y me caigo por la pendiente, entonces sí que tendría que venir un helicóptero a rescatarme.

Y llegamos. Al pueblo. Y ella ya me ha comprado una botella de agua. Intento no beber muy deprisa pero acabo vomitando. What a shameful time!

Ya no nos queda nada para llegar al camping. Y como sé que es por carretera, me cambio el calzado y me pongo las sandalias de montaña. Y ella me ve la uña y creo que le doy un poquito de pena. La suficiente para permitirme mendigar a unos extraños para que nos acerquen al camping en coche. No tengo suerte y volvemos andando.

Y al llegar, ahí está la gente, en grupos, tomando algo…

Nos duchamos y la embarazada y yo nos unimos a 2 parejas en la terraza del bar.

Sólo ha pasado media hora y tengo una sensación extraña. Lo he pasado muy mal, sin esperanzas de salir de la montaña. En serio, en ese momento no me sentía capaz de llegar. Y ahora, me siento idiota. Y se lo comento a la chica. Ha visto y vivido la peor parte de mí. Le pido perdón mil veces. Me siento avergonzada. No me gusta esa parte de mí, porque no me hace superarme. Me hace sentir peor. Incluso una hora más tarde, la sensación sigue siendo rara. Conforme pasa el tiempo, dudo cada vez más que haya sido real, parece sólo una pesadilla que se desvanece.

Pero ella es un sol y nos reímos relatando la situación a los compañeros del bar. Me siento mejor cuando una de las chicas dice: “Y el tramo de 5 minutos me costó como medía hora”. Su chico le contesta: “Normal, te has parado a descansar cada 5 pasos”. No había sido la única que lo había pasado mal.

No me consuela del todo, pero me alivia un poco.

Continúo con la sensación de que la vuelta no ha sido real pero las agujetas me lo recuerdan cuando comienza la siguiente actividad: un concierto antes de la cena.

Catalanes cantando pop-folk en catalán, Sense sal (significa Sin Sal)

Me gustan los grupos catalanes. En general me encantan los acentos. El catalán, el british y el del sur son mis favoritos.

SENSE SAL

https://sensesal.wordpress.com/

https://twitter.com/hashtag/FestivalInspira?src=hash

https://ca.wikipedia.org/wiki/Sense_Sal

http://www.vesprades.cat/lagla/l-agla-12/sense-sal/

Y después de la cena, las primeras 2 charlas:

CARLA CASCALES

Nos cuenta su experiencia en mundo del diseño y la creatividad. Los conflictos con el trabajo y su pasión y como un día decidió cual eran sus prioridades y dejó su trabajo para decidir marcar ella el ritmo de su vida.

Links:

http://carlacascales.com/about/

http://graffica.info/calendario-2015-ilustrado-12-haikus/

ANDRÉS LÓPEZ

fotopetsFotógrafo especializado en naturaleza que un día vio unas fotos de perros de perrera para adoptar y se dio cuenta que con esas fotos esos animales nadie los adoptaría.

Así que, sin ánimo de lucro, va a las perreras y les hace fotos a los animales de allí.

Pocos consejos de fotografía pero muchas historias de animales. Todas con un inicio común triste pero algunas con finales felices.

Nos emocionó y nos hizo reír y llorar contándonos la historia de cada uno de los protagonistas de las fotos.

Y un mensaje muy claro: Adopta.

Y un vídeo duro. Llevar tu mismo a tu animal y abandonarlo en la perrera:

Links:

https://vimeo.com/89607792

https://es-es.facebook.com/fotopetsretratistasanimales/

http://guaupost.com/fotopets/

http://www.fotopets.es/

http://www.esolympus.es/la-importancia-de-una-mirada-andres-lopez/

http://www.esolympus.es/andres-lopez-nuevo-visionario/

Libro de su compañera de batalla: https://www.amazon.es/Carlota-en-las-alturas-HQ%C3%91-ebook/dp/B00R7TSIO2

 

INSPIRA – DÍA 1

Después de 3 horas de coche con la incertidumbre si llegaría al lugar y 15 km. de curvas, llegué.

Buenas,
¿es aquí lo de la inspiración?

Se parte de risa mientras me pone la pulserita (como en los grandes festivales/conciertos) y me dice donde acampar. Añade un “Este años ha venido mucha gente sola. Si ves a alguien que te gusta, ¡a por él!

Confirmado. Desprendo hambre de hombres por todos los poros de mi piel.

Monto la tienda en un periquete con miedo a que oscurezca y tenga que dormir tapándome con la tienda.

Inauguro la tienda que me prestó Ka metiendo todos mis trastos dentro. Sin orden, sin miramientos. Hay espacio de sobra para mí y mi desorden.

Me meto en la tienda y me doy cuenta que llevo demasiado tiempo dentro. Podría quedarme allí dentro los 4 días. No pasan lista.

Finalmente me decido y salgo. Cojo la cámara y fotografío la tienda montada. Aún no sé qué no voy a hacer casi ninguna foto de “provecho”.

tienda

Me siento en mi silla de playa al lado de mi tienda. Hago 4 fotos. De medio “provecho” podríamos catalogarlas.

provecho

Suena la música de fondo y me da la sensación que me he apuntado a un retiro conmigo misma. Música folk, una libreta, un boli y yo muy tranquila, muy relajada. Parece que la inspiración empieza a hacer efecto.

Mmmm, 20:34 y ya refresca. Espero que no haga mucho más frío porque mi única prenda de abrigo es una sudadera.

Veo, desde el principio, que la gente en general va en grupos. Recuerdo que Laura Rizos (la chica de la bienvenida) me ha comentado que había mucha gente apuntada que iba sola con la que podría relacionarme.

También detecto a la primera persona que había acudido sola como yo y no se juta con nadie. Pintilla muy alternativa y pelo de color azul. Me planteo varias veces si me relacionaba con ella, pero estoy tan a gusto siendo asocial…

Allí estoy yo, sentada en mi silla de playa con música estilo folk sonando en todo el camping. Una sensación muy agradable. Pienso:

Con que esto siguiera igual que ahora: rollo chillout, naturaleza, musiquita y yo en silencio ya me voy contenta a casa.

Y llega la hora de la cena y sigo estando sola. Me siento en un bordillo y al rato viene un chico y luego se acerca su chica y una amiga. Y ahí empiezo a conocer gente.

He de decir que, en general, no me relacioné mucho, pero es que estaba muy bien a solas.

El primer día acaba con un concierto en directo. En mitad de la montaña, en un camping. En directo y en exclusiva para nosotros.

Escuchando Elefantes, grupo norteño que cantan en inglés rollo folk-rock.

A mí me encantaron. Y sé que a algunos de mis miles de lectores les va a recordar a Once y Glen Hansard.

Estuve buscando info sobre ellos porque me gusta saber cómo empezaron, por qué se llaman así… Os dejo unos links:

ESCUCHANDO ELEFANTES

http://www.escuchandoelefantes.com/
http://compostimes.com/2012/11/escuchando-elefantes/
http://ccaa.elpais.com/ccaa/2012/02/08/galicia/1328720945_407619.html

Y una canción: