Archivos Mensuales: noviembre 2016

High and Painful Heels

Infiltrarme como mujer terrícola me es bastante difícil a veces. En mi planeta no hay distinción y somos unisex. Así que no hay que ser femeninas en ningún momento, sólo tienes que ser tú misma.

Aquí, en la tierra, intento ser lo más humana y femenina posible (con nivel de éxito rozando el cero) pero también reconozco que evito, lo que en mi planeta llamaríamos, extra features.

Por eso, lo de ir a las bodas lo llevo tan mal. Tacones y maquillajes. Y tacones otra vez.

Cómo ya había intentado el tema tacones y no había funcionado, fui a por tacones más bajitos que creía que podría llevar todo el evento, baile incluido.

La verdad que, como no tengo maña con estas cosas, me gusta ir a la pelu a que me peinen. Aunque sea tan aburrido. Y también tuve suerte de encontrar un vestido con el que no parecía una mesa camilla. Y eta vez vi unos zapatos de los que me enamoré. Y como llevaban un poquito de plataforma delante, parecían “llevables”. Pero no lo fueron. En la tienda se llevaban genial, pero durante la semana previa, cuando me los puse incluso para cocinar, fue un martirio.

Y, el día de la boda, podía haber sido peor pero estuvimos de pie poco tiempo. Aun así, en el aperitivo me rendí y me cogí una silla. Y me dio rabia, porque te duele tanto que no disfrutas, el dolor está inside you. Bueno, on your feet. And toes.

Y en el baile, merceditas al canto. Jo, qué diferencia. Si no hubiese sido porque la música no me gustaba hubiera estado dando brincos durante horas.

Ante estas situaciones terrícolas, me planteo dudas existenciales. En esta, concretamente tres:

1.- ¿Dónde está escrito el protocolo, la vestimenta para este tipo de eventos? ¿Debajo de la carta de Independencia de los Estados Unidos o en algún artículo de la Constitución Española? ¿Hasta qué punto influye a los terrícolas? Sinceramente, a mí me crea pajas mentales. Me siento obligada a seguir las normas. He venido a integrarme pero esta sociedad que te permite ser libre pero al mismo tiempo te juzga me enerva.

2.- ¿De verdad hay féminas (u hombres vestidos de mujer) que vayan cómodas/os con tacones? O, es más un “duelen, pero al final te acostumbras” o un “para presumir hay que sufrir y antes muerta que sencilla”. Hay algunas que dicen: “llega un momento que ya no sientes el dolor”. Me cuesta creer que se deje de sentir tanto dolor. Puedo entenderlo en un parto con epidural, pero en una boda el dolor sólo desaparece un rato después de quitarte los tacones.

3.- Y las famosas… ¿se hicieron famosas porque han nacido con el don de no sentir dolor ni hambre? Si no es así, no lo entiendo.

Y termino, en modo enfadada, con esta confesión: reconozco que la ropa queda más bonita con tacones y son tan bonitos. De hecho, viendo Yo antes de ti, me enamoré de este tipo de zapatos:

shoes
Pero estoy segura que también duelen.

Bocadillo vegetal

– Buenos días, ¿qué te pongo?
– Un café con leche y un bocadillo vegetal
– El vegetal, ¿de York o Serrano?
– ¿Perdona?
– Que si el vegetal lo quieres con jamón York o jamón Serrano

Estos terrícolas, que aún tienen conceptos que me crean confusión.

Microrrelatos

Gracias a Carlos, los diez mil lectores que tengo, me leéis.

Él descubrió mi blog y me animó para seguir publicando y compartirlo.

En mi visita a Dublín, me animó tanto a intentar escribir microrrelatos y presentarlos a concurso que ayer consulté la web:

microrrelatos

¿Será una señal o sólo un chiste del karma?

Como no creo en las señaes, me río del chiste y voy a intentar entregar algo aquí:

http://www.escritores.org/recursos-para-escritores/18171-ii-concurso-de-microrrelatos-sol-de-otono-espana