Colgante Celta

¿Has tenido alguna vez las ganas inmensas de comprarte algo y cuando lo has encontrado, has descubierto que no te gusta tanto  y que simplemente lo habías idealizado?

Hace mil años Jabuk me regaló un colgante. Y me encantó. Era un símbolo celta:

tricelta

Y cuando volví a Dublín a por mi maleta, se lo devolví. Siempre se dice que las joyas no se devuelven, pero ese colgante tenía demasiada carga emoional.

Por supuesto, los dichos son siempre ciertos y debía habérmelo quedado porque llevo ya bastante tiempo buscando un colgante y sólo me viene a la cabeza ese. Así que, una de las cosas que quería comprar en mi visita a Irlanda era el mismo colgante.

No lo vi en Kilkenny, ni en el tour del Anillo de Kerry ni en Killarney. Pero la tarde que llegué a Galway, después de hacer el check-in, me lo encontré paseando por la calle peatonal.

Y me quedé un poco plof. Lo recuerdo diferente, sólo un poco, pero suficiente para dudar si comprármelo.

Y me vino a la memoria uno que vi en el viaje: un trébol con detalles en mármol verde. Y no ha sido ese, pero si que ha sido un trébol. Es supertípico, lo sé, como tatuarse un infinito, pero creo que es lo acertado: un colgante que me recuerde, en los malos momentos que puedan llegar o cuando me queje demasiado, lo afortunada que soy:

lucky-irish-shamrock-necklace

Anuncios

It's your turn, If you feel like

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: