Archivos diarios: 11 octubre, 2014

El bar, factor clave de posteo. La terraza, para el revisteo

Hablábamos ayer en la comida y comenté:

Yo no desayuno, sólo los fines de semana. Cuando me levanto a la 11 o así (hoy ha sido a las 12.15) me visto, me pillo el portátil y me bajo al bar (en realidad suelen ser cafeterías).

Un café con leche con la leche natural y unas tostadas de tomate.

Boxy me miró y me dijo: ¿Qué te bajas al bar? ¿Teniendo la terraza te bajas al bar? A mí me encanta prepárame el desayuno y salir a la terraza o sucedáneo.

Pero a mí me encantan las cafeterías. En la terraza el portátil no es cómodo. Y además el sol refleja en la pantalla. A mí me gusta llegar al bar tenerlo todo a mano. Me puedo tirar como una hora escribiendo y posteando, leyendo posts de decoración, contestando emails…

Me encanta. Y lo echo de menos. Antes iba mucho más una cafetería de Doblóntown y allí posteada a mitad del tiempo. Pero ahora he tenido la suerte que desde hace unos meses tenemos un grupo estable de la hora de la comida. Y el que la cocina/comedor ahora sea más grande ayuda mil. Antes evitaba ir porque era un guirigay. Y no cabíamos en grupo, tenías que sentarte donde podías y tenías que irte por respeto a los que aún no habían comido y no tenían sitio para sentarse. Pero ahora, podemos. Y se agradece, porque comemos y te puedes quedar el resto de la hora de tranqui hasta que toca volver al curro.

Esto ha sido una de las razones de mi parón de verano en el blog. Tengo más vida social en el curro y también más curro (antes podía llegar con una idea y conseguir desarrollarla mientras curraba, entre una cosa y la otra, ahora me faltan horas para terminar el curro y no me da para pensar, jajajaja).

Me gustaría dormir menos para ir al bar más. El bar de al lado de mi casa me da muy buen rollo. Los domingos cierran y opto por no ir a otro. Pero ojo, no me sirve cualquier bar, Para un día vale cualquiera, pero cuando encuentro los que me molan, me entra mono de ir. Antes de mudarme, a veces me he planteado ir a Doblóntown a desayunar un domingo porque en El Pueblo no había niguno que me gustara.

Ains, a ver si lo consigo y tengo mi omento diario de cafetería e inspiración.

Ale, publico y vuelvo a casa, a la tumbona a leer revistas/libros, que eso sí que tiene que ser en la terraza =)

Anuncios
Anuncios