El chiqui-ático: Vecinos

Cuando fui preguntando sobre comprar o alquilar vivienda a la gente, una de las cosas que te hacía decantarte por el alquiler eran los vecinos que te podían tocar. Descarté ese criterio porque creo que cuando Dios creó el mundo, se encargó de poner, al menos, un vecino especial en cada comunidad o vecindario.

Ya comenté que tampoco he sido una vecina ejemplar, pero han sido causas ajenas a la propietaria, osease yo.

Pero vamos, que no me llevo el pódium en mi comunidad.

El marido de la mujer que me recibe siempre en pijama es un chungo. De esos que además cree que tiene la razón y en realidad es que piensa que el mundo va en contra de él.

Cada vez que ocurre eso, se le oye chillar y discutir con o sin su mujer desde la calle.

Esta vez, venía yo del centro comercial y me he puesto a descargar los bultos. Mientras, lo oía despotricar sin prestarle atención. En una de esas he oído “Puto gato” y he pensado que hablaba del suyo, que es idéntico físicamente al mí (he soñado varias veces que me acusaban de habérselo robado, jajaja). También ha dicho “Mierda comunidad de vecinos” y he pensado que alguien le había dicho otra vez que no le parecía bien que usara la barandilla de la escalera como sitio para aparacar sus dos bicicletas o que la terraza comunitaria no es su trastero personal.

Pero no, creo que hablaba de mi gato (que creo que se porta muy bien y no lo digo porque sea su madre dueña). Lo he pensado cuando he oído “la madre de la del ático”. Estaba hablando de mí pero lo he ignorado.

Hasta que ha venido su par de criaturas y me han dicho “mi padre estaba hablando contigo por la ventana y no le contestas”. Me he quedado a cuadros, porque en ningún momento me he sentido parte de la conversación ninguno sus gritos.

Total, que he parado en su piso y le he preguntado que si quería algo. Me dice el perturbado que mi madre estaba criticando a sus hijos. O algo así.

He confirmado que ese hombre está atrapado y le he dicho muy educadamente que acababa de llegar de comprar y que mi madre no está en casa conmigo.

No se lo ha creído del todo y ha murmurado algo sobre si hablaba sola mientras yo me despedía con hasta luego, me voy a mi casa.

Ha seguido con sus comentarios gratuitos pero desde mi casa no he podido entenderlos.

Lo único bueno si esto va a más es que son alquilados y a nadie les simpatiza, he podido apreciar en primer mes viviendo aquí.

Anuncios

It's your turn, If you feel like

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: