¿Voy o vengo? Which home I belong to?

Hace casi mes y medio que me compré el chiqui-ático y es una sensación rara.

Ya está pintado pero sin luz, así que aún no me he mudado.

Y, por las noches, cuando apago a luz y me doy cuenta que sigo durmiendo en La Cueva me visitan pensamientos del estilo:

¿Lo he comprado de verdad?

Madre mía, una hipoteca que pagar.

Hace una semana que no va nadie allí porque sólo falta la luz. ¿me la habrán ocupado? ¿los vecinos me habrán tirado basura en la terraza por lo que hizo mi padre?

Y es raro porque aún no soy consciente de que es mi casa.

Y a pesar de los temorcillos (supongo que al principio es normal tenerlos) lo llevo bien, sin preocuparme pero sin ganas de ir  (¿venir?) al chiqui-ático.

Hoy he ido (¿venido?) a limpiar y no he hecho mucho, porque aunque me cuesta ir (¿venir?), cuando lo hago, saco la silla de playa y es un lujo. Y se van todos esos pensamientos y temores.

A ver si me ponen la luz en breve (ya está todo tramitado, con dinero se arregla todo) y me mudo, me quedo a dormir para siempre y dejan de visitarme los pensamientos.

Ahora me acaba de visitar el siguiente:

Qué agustito aquí en la terraza
y que pereza tener que ponerme a limpiar los rodapiés.

Anuncios

It's your turn, If you feel like

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: