Archivos Mensuales: febrero 2014

Cuidado con Paloma – Emilio Aragón

Por fin VIERNESSSSSSSSSSSSSSSSSS !

Cuando un post no sale como querías

A veces te viene una idea que te parece fantástica para postear y crees que con tu forma de escribir va a quedar genial. Y divertida.

Y empiezas a escribir. Pero conforme la vas escribiendo, te da la sensación que parece que estés deprimida,  que te estés quejando y das mucha pena. Y la intentas reescribir. Al final consigues terminarla y crees que está bien. Pero la mosca te pica y decides pedir opinión antes de publicar para averiguar qué sensación provoca leer tu post.

Y esa opinión llega y te encanta porque sabes que va llena de sinceridad y cariño.

Te dice que capta la idea pero que tengo que escribirlo de otra manera. Pero ya le he dedicado demasiado a esto y no se me ocurre cómo.

Así que lo que he decidido es poner esta presentación, introduciendo una entrada que pretendía ser divertida, hablando de dos grandes mentiras que se ponen en el currículum la mayoría de veces y donde expongo cómo las vivo yo. Así que si veis momentos de tristeza, preocupación o angustia, eliminadlos, ya que no existen.

Y, después del post original, la opinión de Petra, que me ha gustado mucho. Con comentarios en azul, para ver si al menos le saco una sonrisa a alguien.

Tolerancia a trabajar bajo presión y alto control del estrés

Lo pongo siempre en el currículum pero es mentira. Y gorda.

I can´t handle stress. Por dentro me dan ataques de histeria y por fuera tan normal.

Pero, a día de hoy, mentalmente lo tengo controlado.

Lo que no lo lleva bien es mi cuerpo. Me he estado autoanalizando y me he dado cuenta de la reacción de mi cuerpo ante el estrés y las preocupaciones: se hiberna. Literalmente.

Tengo dos ejemplos:

  • Este finde pasado tenía una decisión en la cabecita mía y no me preocupaba mucho, o eso creía yo. Y ese viernes, entre leer, brujulear y ver alguna serie, me acosté a las 2 de la noche. Y, me desperté al día siguiente a las SEIS Y MEDIA DE LA TARDE!
    Desde que me desperté por la mañana y abrí la persiana, mi cuerpo se puso en modo hibernación y sólo recuerdo abrir los ojos cada dos horas pero no poder despertarme del todo ni hacer mucho más de darme la vuelta y seguir durmiendo
  • Y el otro ejemplo fue mejor. Hace más o menos un año diluvió como nunca se había visto. El desagüe de mi patio no daba abasto a tragarse el agua y empezó a filtrarse dentro de la casa. Pero no a modo de riachuelo. Aquello era un manantial.
    Yo lo descubría cuando me desperté y al poner los pies en el suelo sonó un chof, chof, 4 dedos de agua en mi habitación. Abrí la puerta y tenía casi un estanque. Decidí abrir la puerta y achicar, pero me di cuenta que, como no dejaba de entrar agua, era trabajo en balde. Así que desplegué una cortina enrollable de casa de pueblo, deje la puerta de la calle abierta (pero que no se podía saber porque la ocultaba la cortina) y dejé que el agua siguiera su curso.
    Mientras tanto, Turbo estaba acojonado en aquella inundación. Decidí subirlo a la cama conmigo para que se calmase. Y nos dormimos durante 3 horas. Mi cuerpo se puso en stand by. La de cosas que podían haber pasado en 3 horas con todo esa agua. Y mi cuerpo hibernando.

Efficient and able to work to deadlines

¡MENTIRA!

Hay gente que le pones un reto, una meta, un spring y se esfuerzan y sacan las fuerzas y las ganas de la nada. Se motivan.

A mi me dices trabajar o hacer algo y vale, pero en cuanto me pongas un límite o una meta o un deadline, la has cagado. Automáticamente me rindo. En serio.

Hace un año me apunté al Proyecto Bolillos. Y fui a clase los sábados, levantándome a las 06:45. Y me gustaba estudiar. Y lo hacía siempre que podía, aunque fuera poco tiempo. Pero llegó septiembre, salió la posible fecha del examen y plof, desconectada. Dejé de estudiar, se me hacía cuesta arriba y no me apetecía nada. Cualquier cosa excepto ponerme a estudiar.

Y salió la fecha definitiva. Y aún varios meses por delante, pero nada. Y estamos a semana y media del examen y hace un mes que asumí que no me pondría las pilas y me rendí.

Eso si, me he autocastigado posponiendo cosas ue me gustan y me apetecen hacer.

CRÍTICA OPINIÓN DE PETRA

Me siento halagada por ser la primera en leerlo.

Me lo he leído ya un par de veces y no sé qué decir.

No me da pena ni tampoco me hace gracia (empezamos mal). Me parece que es un tema serio y que podrías hacerlo más divertido, como de costumbre sueles hacer con temas que parecen serios para los demás. En este caso, parece que a ti también te preocupa, por mucho que lo quieras hacer parecer “diver”.

Creo que al primer punto le has puesto un nivel de victimismo que asusta, y no te lo tomes a mal. (Joooooo, yo no quería,q ue lo llevo muy biennnnn)

Quiero decir, que a mí, si me cuentas los dos ejemplos, sin decirme “la de cosas que podrían haber pasado en 3 horas con toda esa agua”, pienso que tu cuerpo es un crack y que hace lo que mejor podría hacer. ¿Qué más podrías haber hecho en el caso del agua, achicar y que siguiera entrando más, o pasarte las 3 horas mirando preocupada? Pues no, tu cuerpo sabía que no había nada más qué hacer y por eso tomó la decisión más acertada, mejor que la que tú hubieras podido tomar en años de práctica.

Me encantaría poder tener esa cualidad tuya y dejar pasar los imprevistos hasta que se puedan solucionar o hasta que realmente sean un problema.

Con lo del finde pasado, lo mismo. La decisión te preocupaba y no te dejaba pensar en otras cosas. ¿Qué es lo mejor? Pues dormir, descansar, relajarse de todo el estrés. Seguro que cuando te despertaste estabas mejor.

Tolerancia a trabajar bajo presión? Un montón. Ni te agobias ni te derrumbas. Encuentras la mejor solución y esperas el momento para aplicarla (después de dormir). Aquí lamneto decirte que no, que lo llevo fatal, pero se ve que no se nota. Pero soy una miedica de la vida y de las decisiones.

Alto control del estrés? Altísimo. Con la casa inundada te echas una siesta. Ya, pero podía haber habido un cortocircuito y ale, todo a tomar por saco.

Con lo de los deadlines no te puedo ayudar demasiado, ya que yo soy totalmente al contrario que tú. Sin deadlines no juego, no me motivo, no me va.

Quizás tú eres una persona más relajada (que lo eres, lo sabemos) y lo que a ti te motiva es hacer el trabajo bien, a tu ritmo y disfrutando de eso, de hacerlo. Tú siempre lo dices.
En el trabajo te encanta quedarte cuando estás haciendo algo que te gusta, cuando puedes trabajar a gusto, sin interrupciones y sin que te presionen. Pues enfócalo así.

Efficient? Lo eres siempre, no solo cuando hay que serlo o cuando te presionan. Eso es mucho mejor. Siempre los mejores alumnos son los que estudian durante el curso y no la última semana, tú serías la mejor. Aquí debo comentar que no me acordé de borrar el “Efficient”. Con eso no miento, lo soy.

Trabajar con deadlines? No podrías ser perfecta.

Toma tocho. Parezco una madre echando un sermón, jajaja.

Pues eso, yo lo enfocaría diferente, porque creo que si tienes las habilidades que nos gustaría a un montón tener (al menos a mí), lo que pasa es que están malentendidas por el sector laboral.

Yo cambiaría totalmente tu post, y si tu no lo haces, te comentaré y escribiré todo esto en un comentario (ahí queda como amenaza).

Ale, todo dicho.

P.D. Creo que lo de bolillos no es por el reto o por el deadline del examen, sino porque hay algo a lo que le tienes miedo/respeto. Ya sea, aprobar el examen y tener que irte de Los Doblones  o miedo a suspender y pensar que eres tonta  :P

El por qué no voy a nadar a la piscina

La razón es muy sencilla y no es una excusa de pacotilla.

NO voy porque las 3 veces que he ido EN SUEÑOS he sido tan pardal despistada que me he olvidado algo.

En dos ocasiones, me he dejado el bañador. Y todo el mundo sabe que sin bañador no se puede nadar. Lo “curioso” es que cuando en mis sueños se lo estoy comentando a la gente, que by the way es gente que no conozco, puedo sentir que llevo el bañador puesto. Weird.

También, hay que añadir que la piscina en mis sueños tiene un acceso muy extraño. Las 3 veces que he ido siempre entro por la puerta equivocada y tengo que saltar la cubeta de desinfectarse los pies para poder entrar al vestuario. Y luego, cuando descubro que me falta algún elemento indispensable, me cuesta la vida salir porque no sé dónde está la salida, da igual por dónde vaya, siempre acabo apareciendo en las escaleras que llevan a la piscina en sí.

No recuerdo haber conseguido salir, siempre me despierto ofuscada y hasta los huevos de ir de vestuario en vestuario y recorriéndome los pasillos para poder irme a mi casa.

Ah!, y soy tan despistada pardal, que siempre (es decir, las 3 veces) dejo “un momentito” la mochila en un banco y nunca más la vuelvo a ver.

Vaya sueños piscina de mierda.

Misión imposible

Sé que lo he intentado muchas veces, pero esta es la definitiva.

A Jamie Oliver pongo por testigo, que NO voy a comprar comida hasta que no vacíe la del armarito y los 2 cajones y medio del congelador.

Pan y ensalada no cuentan.

He dicho

Jueves de Pataqueta

La tradición de los Jueves de Merienda se mantiene viva gracias a la memoria popular del Sagunto, que hacen de estos días, unos días de reunión entre amigos y familiares alrededor de la mesa, donde cada uno, tiene su pataqueta en la mano.

Previsiblemente esta tradición data más allá del 1492, año de la expulsión de los judíos de Sagunto, ya que la forma de la pataqueta es, a simple vista, una media luna hecha de pan.

Los jueves de Merienda comienzan el primer jueves después de Sant Antonio, 17 de enero, y finalizan el último jueves antes del miércoles de ceniza, donde empiezan los 40 días de cuaresma, por eso, cada año es diferente y puede haber hasta 7 jueves de merienda diferentes. […]

Traducción de un fragmento de este artículo

 

pataquetaEl año pasado recuerdo que Pommery comentó que los jueves quedaba con sus amigas a merendar. Me pareció  curioso pero, este año, cuando mi tía, por las mismas fechas también merendaba los jueves con sus amigas, pregunté en qué consistía ese ritual.

Y me contaron lo que luego “investigué” en Internet: es una tradición valenciana que consiste en quedar los jueves, ya sea en una casa, en la montaña o en bar.

Y se caracteriza por el menú: la pataqueta, que yo ya conocía y me encanta y, las fechas de reunión: desde el 17 enero al miércoles de ceniza.

Y resulta que es una tradición que no tiene edad y todos la cumplen. Los jueves los bares se llenan de gente merendando la tradicional pataqueta.

En el municipio no tenemos cosas de esas, ni procesiones de semana santa, Sant Blai, ni quintos… Una lástima. Aunque ahora, poco a poco, están intentando recuperar las fiestas de barrio.

Y vosotros, mis lectores, contadme, ¿qué tradiciones/costumbres/fiestas os gusta disfrutar? ¿Y en qué consisten?