Archivos diarios: 1 diciembre, 2013

Duchas-lluvia

Así, al menos, las llamo yo. Me refiero a esas duchas que tienen una alcachofa gigante y redonda pero plana.

duchalluvia

No las había probado nunca, pero son lo que me temía, una desilusión.

El fallo que tienen es que el agua no sale, sólo cae. Y cae muy despacio. Como cuando llueve. Si, te mojas, pero eso no es ducharse.

¿Qué pasaría si uno de esos días que te pilla lloviendo en la calle decidieras enjabonarte el pelo y aclarártelo con el agua de lluvia?

Pues pasaría lo mismo que cuando te enjabonas en estas duchas, que nunca sabes si te has aclarado de todo.

Y con el cuerpo pasa tres cuartos de lo mismo. No puedes asegurar que te has mojado por completo.

Pensaba que si le ponía más presión al agua se convertiría en ducha-chaparrón, de las que mojan con ganas y no te queda duda que el agua te ha llegado hasta las bragas. Pero no, sigue siendo lluvia.

Eso sí, son monísimas de la muerte. Me recuerdan a los girasoles.