Archivos diarios: 29 enero, 2013

Enamorarse de mentira

Llevo varios días queriendo hablar de una teoría personal que lleva años pululando en mi cabeza y asomándose de vez en cuando para saludar.

Reconozco, antes que nada, que soy una enamoradiza. Allá donde vaya, allí que me pillo por alguien. Pero siempre ocurre que me atrae esa persona y me hago una idea de cómo será y me enamoro de lo que me he creado en mi cabeza sobre él.

Yo lo llamo enamorarse de mentira. Pero aunque sea de este modo irreal y nada sano, me gusta la sensación.

Sé que no es real, pero soy más feliz, más divertida, estoy más animada y sonrío más.

Sé que no será un amor correspondido. Más que nada por la idea que tengo yo de él y cómo es él en realidad no coinciden para nada.

Hay gente que me dice: “Ains, como se nota que estás enamorada, que te arreglas más para él y estás más contenta”, Y por una parte tienen razón, pero por otra no. Yo no decido como combinar mi ropa o arreglarme para los demás. Lo hago para mí. Si tengo que gustarle a alguien que sea por lo que soy, no por lo que pretendo aparentar.

Bueno, voy al grano que me voy por las ramas.

Hace ya varias semanas que estoy como diferente, y no encontraba la razón.

Y hace varios días, me di cuenta que ya no queda ningún sentimiento o recuerdo bonito de Jabuk. Y, a lo que añadimos que había tirado la toalla con El Externo.

Me había autoconvencido que en realidad no conozco al Externo y que me había vuelto a imaginar a mi príncipe azul en forma de él. Y me daba rabia por el tiempo dedicado a él, por los dolores de cabeza provocados a los más allegados e incluso el post dedicado en el blog.

E iba a decir que me sentía como que faltaba algo, un alguien por el que ilusionarme porque lo anterior había caducado.

Y hoy, al final de la jornada, charlando con un compañero, se me ha caído vuestro mundo y mi planeta encima cuando ha dicho: “Si, nos reunimos los viernes. La novia del Externo también es socia…

Así que parece que no lo tenía tan superado. Jo. Es una mierda autoengañarse a uno mismo, valga la redundancia.

Y me ha venido esta canción a la cabeza, por la parte de “Tonta”, no por la parte de “Esperando que me vengas a buscar”:

Espero que sea tonta
muy tonta
y algo fea
que eso nunca viene mal

A ver si se me pasa rápido y me vuelve la chispa del amor de mentira. Me encanta estar enamorada… de mentira.

Anuncios
Anuncios