Archivos diarios: 19 diciembre, 2012

Argelia

Mi padre se va mañana a trabajar durante al menos un mes a Argelia.

O eso creemos. Como dice mi madre: “la maleta está en mitad del comedor. Y ya no sé más“.

Ella me ha preguntado cosas como cuantas maletas puede llevar o cuanto es el máximo de kilos permitidos. Le he explicado que necesito saber el nombre de la compañía. Ah, bueno, y no sabemos si se va en avión o en barco. Creemos que es en barco.

Tampoco sabemos si la empresa que los contrata es española o extranjera.

Mañana sabremos si al final se va. Al menos el papeleo lo tiene: lo de penales, pasaporte y seguro médico para un mes. De eso me fio que esté todo en orden porque va con un amigo suyo búlgaro que se ha movido mucho por el mundo y sabe de esa burocracia.

Al conocer la noticia todos hemos reaccionado con alegría. Pensando en mi madre, más que nada.

La única que no siente lo mismo es ella. Nos ha sorprendido. Necesita unas vacaciones de mi padre. Y a ser posible de mi hermano. Pero eso va a costar más.

Está preocupada, dice que desde hace unos meses mi padre está yendo a la consulta de salud mental y que las pastillas están ayudando un poco.

Me da mucha tristeza cuando le digo que, por lo que me comenta, no veo mejora y me dice: si, ahora con las pastillas ya no me echa las culpas de todo.

Y me siento muy egoísta. Y me da igual. Quiero que se vaya y que esté mucho tiempo fuera. Y que no tenga que agobiarme 2 meses antes sabiendo que mi padre vendrá a mi casa en Nochebuena, o que me lo tenga que cruzar en casa de mis padres o por la calle.

Me toca ser feliz. Y disfrutar las fiestas que siempre nos ha jodido.

Y me apetece preparar mi fiesta con mantel navideño a juego con los vasos y servilletas. Y que venga la familia. Y no tener pensando que él, por cabezonería se ha quedado en casa y que pueda hacer cualquier gilipollez como romper algún electrodoméstico (como ya hizo unas navidades) o quemar la casa.

Quiero que mi madre deje de preocuparse también por las locuras que puedan ocurrírsele.

Pero supongo que aunque se vaya, ella se preocupará por saber que estará haciendo por allí.

We´ll see.