Archivos diarios: 22 agosto, 2012

De boda

Me acabo de enterar que el 5 de octubre tengo una boda.

No me gusta ir a bodas.

Me gustaría si yo tuviera la mitad de volumen corporal.

Es más fácil encontrar un vestido mono monísimo a precio razonable y no parecer una mesa camilla. Porque me encantan los vestidos de boda, que para eso tengo mi lado princesa.

Y me encanta la parte de ir a la pelu y hacerte un recogido. I love recogidos.

Aunque no me gusto en fotos y el recogido pierde sentido. Al menos para mi.

 

Tampoco me gustan las bodas por la Iglesia, a no ser que sean de gente que va regularmente a la Iglesia.

A ver futuros matrimonios del mundo:

Si hace más de un año que no vais a misa, ¿por qué os casáis por la Iglesia?

¿Para luego quejaros que era un rollo, muy larga y el cura un soso? Fue vuestra elección.

Además, os obligan a hacer el curso que os lo debéis pasar por el forro y os sonará todo arcaico.

Sé que lo que te cuentan en la opción civil suena también muy mal: el matrimonio, según la constitución es un contrato con dos partes… blablablá…

Pero ahora ya lo puedes hacer en el sitio del banquete y en el jardincito y vuestros amigos leyéndoos cosas bonitas es muchísimo más preferible que las iglesias oscuras y tétricas con ¼ de los invitados en la puerta de la Iglesia y 2/4 directamente pasando de la ceremonia y haciendo tiempo en el bar. ¿Tan mal os caen vuestros invitados?

 

Mi madre, que ya me conoce ha avisado a la novia que de momento puedo pero que a lo mejor me mandan a Los Doblonen.

Que majeta. Le he dicho que aunque no me gustan las bodas, que es la de mi prima directa y en parte quiero ir.

Espero que no haga como mis otras 2 primas (por la otra parte de la familia) y no se divorcie a los 4 meses ni que chantaje a su pareja con un  “si no hacemos bodorrio no me quedo embarazada”.

 A las últimas bodas había ido con el traje de chaqueta negro de las entrevistas.

Y gracias a los trapitos que coleccionó Ágora el año que tuvo mil bodas pues voy combinando la parte de arriba.

Así que nada, nuevos retos:

  • Ahorrar para un recogido que tengo el pelo lo suficientemente largo
  • Adelgazar para entrar en ropa que ya tengo y buscar algo para combinar
  • Prepararme mentalmente para estar en un evento público con mi padre
  • Que la mujer de Barkley se retrase en salir de cuentas (le toca para el 4 de octubre) y así no tener guardia en el trabajo.
Anuncios
Anuncios