Archivos diarios: 9 agosto, 2012

Rosquilletas

Hay veces que crees que hay cosas que todo el mundo conoce y te sorprendes (al menos yo) cuando descubres que no es así.

Aún no me puedo imaginar como es (y ha sido) la infancia de los niños españoles que no conocen las rosquilletas. Es decir, los que no han crecido en la Comunidad Valenciana.

Ya me sorprendí cuando las saqué en el curro de Irlanda y me miraron preguntándome:

Pero eso….¿qué é lo qué é?

Y fue un diálogo de besugos:

– Rosquilletas
– Rosquiqué?
– Rosquilletas
– ¿Cómo rosquillas pero sin ser redondas?

 No eran rosquillas, eran rosquilletas de toda la vida UNIVERSALMENTE CONOCIDAS. O eso es lo que creía hasta entonces.

Luego conocí a la que pasó a ser mi familia adoptiva del sur, Los Linares, que las vieron y una de ellos dijo: “eh, eso lo compro yo en el Mercadona!”

Y una madrileña me dio que era parecido a los “picos”. Pero ni punto de comparación.

El otro día, Blondie y yo estábamos hablando por asuntos de trabajo y le pregunté por su almuerzo y ella por el mío. Y volvió a salir la conversación:

– Rosquilletas
– Rosquiqué?
– Rosquilletas
– Intuyo que son redondas.

Y no, las rosquilletas son o han sido el almuerzo o merienda que cada valencianito tiene o ha tenido  en su infancia más de tres días a la semana: rosquilletas y un zumo. Por supuesto, aunque su nombre confunda, no son redondas.

En sus orígenes eran unos palos de masa que podías encontrar en cualquier horno.

Y también podías encontrar a sus amigos, los saladitos, que eran iguales, pero la mitad de largos (o cortos, como se quiera ver) y con sal.

Ahora, gracias a Mercadona, están en todo el territorio español y las puedes encontrar:

  • Tradicionales al horno de leña
  • Con pipas
  • Con cacahuetes
  • De cereales
  • Integrales
  • Con chocolate
  • De queso

Y seguro que algún sabor me dejo.

¿Cómo son visualmente? Así:

 

Y si mi explicación no os ayuda nada, las webs de las marcas más famosas

Anitín

Aima

Velarte

Alba

Después de leer este post, si no las habéis probado nunca, corred a un Mercadona, buscadlas, probadlas y ya me contáis.