Estufa de leña

Desde que me mudé a La Cueva las pasadas pascuas, siempre salen conversaciones como estas cuando descubren que tengo estufa de leña:

– Ostras, yo no he tenido una nunca pero me han dicho que es genial
– Mmm, mis abuelos la tuvieron siempre y no sé, me gustaba más el brasero.
– Que no, que no, que tu la enciendes y el frío desaparece en toda la casa.
– Mmm, mis abuelos siempre la tenían puestas y cuando íbamos fuera del comedor, a las dos habitaciones contiguas, nos referíamos a ir a la nevera y al congelador.
– Que no, que no, que eso porque no era de seguido, que si tu la pones todos los día, al final, se caldea.
– Mmm, es que yo me voy a Los Doblones por la mañana y llego o por la tarde o por la noche. No veo factible lo de enchufarla e irme a dormir.
– Que si, que si, que aunque la pongas poco, hace.
– Mmm, ya, pero es que no me veo yo haciendo fuego.
– Que eexagerada eres! Si es muy fácil, yo la encendí hace dos findes en la casa de mi hermano.

Y escucho a toda esa gente cada vez que empieza a babear hablándome de lo maravilloso y lo afortunada que soy teniendo una estufa de leña.
Pero no me convencen. Tan sólo me lo empecé a plantear hace unas semanas, cuando una amiga de mi madre me dijo, en tono muy serio:

“Si no enchufas esa estufa, se te va a caer la casa encima. Cada vez tendrás más humedad. Y si no puedes entre semana, pues enciéndela  los sábados y domingos.”

Y ahí me acojoné y por eso hoy, lo he intentado. He empezado a las dos de la tarde, y el primer intento ha sido un poco fallido. Y eso que seguía la secuencia correcta para eneceder fuegos:

  1. Papel
  2. Cartón
  3. Ramitas
  4. Tronquitos

Al segundo intento parecía que si, pero ha durado nada. Cuando me he dado cuenta ya  se había apagado.
Y sobre las 6 de la tarde, he hecho el último intento y he gastado todos los tronquitos que había cortados.
Por supuesto, no han durado mucho.

Lo que si me dura desde que he empezado es el escozor de ojos, el olor y el humo en toda la casa.

Por no decir, que estoy pardal y he empezado con lo de encender la estufa después de haber tendido en la terraza dos coladas, donde está la chimenea de la estufa.

Como mola tener una estufa de leña, yeahhhh. (modo irónico on).

Yo me sigo quedando con la versión apagada: hace bonito y puedo poner mi planta gigante encima.

Anuncios

8 pensamientos en “Estufa de leña

  1. Anónimo dice:

    A mitad del blog he pensado: Bua! tengo q decirle que mire a ver de limpiarla antes de encederla xq se le llenará toda la casa de humo. Esto es xq no tira bien despues de un tiempo. A mi me pasó y fue un desastre. Lo q no recuerdo como lo solucionaron mis padres… hace años de esto. Por lo demás de vez en cuando es bonito, la casa no se te cae y a los gatos les va a encantar. Invitame cuando la enciendas y hacemos castañas, ñam!
    Esa_ZzaZzu

    • Visitante4576 dice:

      Jeje. No, si la estufa la encendieron en Nochebuena. Y antes de hacerlo yo, le quité la ceniza. Soy torpe, pero no tanto. Jeje.
      Ahora ya se me han acabado los tronquito y los otros no caben, así que este finde lo dejo parado. ya veremos el próximo ;-)

  2. Chus dice:

    ¿No venden unos sacos de encendido super fácil que se meten con saco y todo -el saco es de papel, lo que lleva dentro no sé-? Encima pones los troncos y ale, solucionado.

    Mi primer intento de encender de cría una chimenea fue amontonando cerillas al rededor de un tronco gordo. Nos quedamos sin cerillas, claro.

  3. Illa dice:

    Yo creo que las estufas de leña son de esas cosas que teóricamente suenan maravillosas pero luego en la práctica pueden convertirse en un coñazo, como tener un barco. Aunque admito que un pelín de envidia sí que te tengo, jejeje!

  4. Carlos dice:

    Me encanta lo que dijo la amiga de tu madre:
    “Si no enchufas esa estufa, se te va a caer la casa encima. Cada vez tendrás más humedad.”.

    ¡Ostras, esa señora sí que quiere que enciendas la estufa!

    Es una mujer realista y moderada, que si fuera de esas que se dejan llevar por el entusiasmo podría haber dicho :

    “A los que teniendo estufa de leña no la encienden, les crece un furúnciulo purulento junto al ombligo de tal magnitud que acaba por rasgar el tejido espacio-tiempo y sumerge al propietario en una singularidad cuántica incompatible con la vida”.

    La verdad es que a mi también me gustan esas estufas y de tenerla la usaría.
    Si llevas tiempo sin usarla, debes tener cuidado con los escapes de monóxido de carbono porque de existir, al ser inodoro e insípido puede pasar desapercibido y es peligroso.

    Un saludo

    • Visitante4576 dice:

      Bueno, la usamos en Nochebuena. Y la le quité la ceniza de esa noche. A ver si me las apaño paa cortar tronquitos sin cortarme un dedo o una mano y lo intento de nuevo.

Say something, today is free of charge =P

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: