Archivos diarios: 16 octubre, 2011

Domingo con demasiados sentimientos

Lo supe a principios de semana. Mi tía quería que subiésemos todos a comer a su caseta de la montaña.

Me lo tomé como un reto, como un simulacro. Iba a estar en una comida familiar con mi padre. Simulacro de Nochebuena.

Durante 2 días, un poco intranquila. Peor luego s eme pasó, mi madre me confirmó que él no venía y que las tenía que llevar yo en el coche. Uf, alivio.

Pero hoy, sube mi abuela de copiloto (ya no hay quien le quite el sitio) y mi madre detrás. Arranco y me dice:

Tu padre también viene.

Yo a mi madre la quiero mucho y por mucho que fastidie, no se lo echo en cara porque lo hace sin querer. Pero joder, que sus vidas dependen de mi y si me pongo nerviosa no me centro en lo de conducir.

Para rematarlo me ha dicho: “tendréis que hacer una tregua o algo para poder estar en el mismo sitio”.

Mi respuesta ha sido: “Va a ser que no. Además, yo os voy a subir, os dejo y me bajo”.

Y así ha sido. Esta tarde subiré y las llevaré a su casa.

Mientras volvía, con la lagrimilla a punto de salir, pensaba que tanto ella como la psicóloga me han dicho que tengo que ser capaz de estar en la misma habitación que él e ignorarlo y seguir “a mi marcha”.

Pero es que ni puedo ni quiero. No tengo porque estar escuchando las gilipolleces de alguien que hace sentir incómoda. Y que me hace pensar si mi inseguridad, esa infelicidad crónica y todos mis miedos son debidos a él.

Así que nada, me he refugiado en La Cueva y todo perfecto. He seguido con mi vida y cada vez tengo más claro que no quiero una Nochebuena con mi padre en ella. Va a ser difícil, porque no porque no podré esconderme en La Cueva, ya que es en ella donde se reúne la familia.

Así que si alguien me adopta el 24, allá voy.

Aunque siempre me queda el plan B: tengo  2 meses para encontrar un mantenedor y me pido una Nochebuena con él y su familia a la qué, por supuesto les encantaré al llevar una tarta de zanahoria.

Anuncios
Anuncios