Archivos diarios: 4 octubre, 2011

Misión Interestelar IRLD6W: Resultados

RESULTADO:
Misión Completada con ÉXITO

Con este viaje-misión interestelar puedo afirmar que

– DUBLÍN ES UNIESTACIONAL –

Da igual cuando viajes, siempre creerás que es invierno.

Otras observaciones a tener en cuenta:

Ir en avión es un coñazo: imprimir en casa, hacer maleta, monedas en la bandeja, quitarse el cinturón, control de seguridad, vestirse de nuevo, andar kilómetros hasta la puerta de embarque, hacer cola de pie si quieres entrar de los primeros…un ruido constante (gruuuu gruuuu), dolor de cuello si consigues dormirte, mala leche al despertarse, dolor de oídos al aterrizar…esperar que la multitud histérica salga del avión, ir a la cinta, esperar en la cinta, excusemeIcannotreachmysuitcaseifyoudon´tmovethankyou… Y es más coñazo si vuelas con Ryanair que, además controla demasiado lo de las maletas  de mano. Y sus asientos son antiergonómicos.

Si estás gordo, Dublín es tu ciudad para encontrar ropa que te guste.

Ya no estoy enamorada de Dublín. Estos días han sido geniales (a excepción del incidente “Jabuk”) pero vivir allí ya no entra dentro de mis planes. El mal tiempo; las aglomeraciones de autóctonos/turistas; el tráfico; alquileres muy caros para casas “mostosas”; la mala conectividad de la ciudad en general (rutas de los buses/trenes/LUAS, horarios, frecuencia) no me motivan ni lo más mínimo. Al final, si te mudas, todo eso no te importa porque tienes un salario bastante alto (en comparación con España), amigos, oferta cultural/festiva. Pero esta vez no. Anselmi lo intentó y no funcionó. There’s no better place like home.

Asumir que no se puede tener todo; si eliges, siempre hay algo que dejas pasar. Aunque no tengas todo lo que quieras, te haces a ello. Según Melo, te resignas. Cuando me preguntó Melo que tal mi nueva vida, se la relaté y me dijo que me había resignaoa. Pero yo no me siento así. Sé que hay cosas que echaré de menos, como el ambientillo dublinés de los pubs. O las fachadas de las casas. O…o…o Y que por mucho que lo intente, será imposible conseguir algunas cosas en El Pueblo y en El Municipio. Pero me gusta lo que tengo. Y, después de mi visita y mi encuentro con Melo, ahora entiendo lo que me decía. Lo escucho y tengo la misma imagen de resignación en él, en su vida dublinesa. Y supongo que ambos nos estamos equivocando. O engañándonos a nosotros mismo con que nos gusta lo que tenemos, lo que hemos logrado, lo que hemos decidido, lo que nos ha ocurrido. O somos de esas personas que no saben exteriorizar correctamente cómo se sienten.

Si esperas a que haga buen tiempo en Irlanda para hacer algo, nunca harás nada. Antonio´s comment, disfrutando del paro irlandés.

Ah, y han pintado las farolas de gris plata. Las farolas de Dublín, como la que forma parte de mi cabecera del blog, han perdido la elegancia. Ahora son farolas repintadas, feas, más que feas.