Archivos diarios: 29 septiembre, 2011

Misión Interestelar IRLD6W: Día 4

Día 4: jueves 3 septiembre 2011

Levantarse a las 11.

Vestirse.

Desayunar.

Rutina vacacional.

Y de compras al centro, tenía toda la lista pendiente.

Ha sido un viaje muy raro, en lo que se refiere a las compras.

Nunca pensé que me iría a Irlanda a comprar:

  • 2 kilos de chocolatinas
  • 1 kettle (hervidor de agua)
  • Azúcar moreno del medio bueno
  • Pasas sultana
  • Anacardos
  • Toallitas “atrapa color” de ropa para la lavadora
  • Doritos de los azules (3 bolsas grandes)
  • 3 latas de sopa condensada Erin y Campbell´s
  • Galletas de mantequilla con pasas sultana (4 paquetes)

Con los 2 kilos de chocolates y la kettle a cuestas, decidí ir a casa a descargar.

Volví a Henry Street a continuar con mis 2 últimas horas de compras y zas! ME LO CRUCÉ. Mi don de esquivar gente parece que no funciona en el extranjero.

Y él también me vio.

Y el viaje se me fastidió por completo. En las siguientes 2 horas ya no me llamó nada la atención, me dediqué a comprar lo que tenía pendiente al igual que cuando compras pan.

Y, en la cena con mi MPI y Kevin, estaba como ausente.

Jo, si yo no me lo quería encontrar, eso lo tenía claro, ni he tenido/ni sentido la necesidad de llamarle, ni de escribirle.

Y creía que lo llevaba bien pero ha pasado más de un año desde que Jabuk “empezó a dejarme” y he descubierto que, a pesar de las gilipolleces que ha hecho y dicho, le sigo queriendo. Estaba guapo (dentro de los límites de belleza de un Hobbit, claro). Tenía el pelo más largo y, por lo tanto, con rizos y creo que llevaba otro modelo de gafas. Cabronazo. La de veces que le dije lo mono que estaría con otras gafas. Yo lo moldeo y otra lo disfrutará.

Por supuesto, la noche de bajón total, a lo que le sumamos que, al llegar a casa intenté empaquetar lo comprado y descubrí que no me cabía todo. Odio el momento de meter las cosas en la maleta. Me estreso pensando que tengo que deshacerme de algo o que me cobrarán 40 euros en el aeropuerto.

Milagrosamente, sacando 2 cosas de su caja y dejando una lata (vacía) de chocolatinas, lo conseguí.

Un sms de Jabuk con un “Yo también te he visto. Descansa y buen viaje” no ayudó nada a calmarme pero conseguí dormir la última noche de mi viaje a las Irlandas.

Anuncios
Anuncios