Archivos diarios: 28 septiembre, 2011

Misión Interestelar IRLD6W: Día 3

Día 3: viernes 2 septiembre 2011

El plan era ir al Free Dublin Walking Tour pero al final no he ido. No era por no madrugar, era por desgana. Soy lo peor pero creo que en el fondo no he ido por si me gustaba y me volvía a enamorar de la ciudad y me replanteaba demasiadas cosas.

Este tipo de freewalkingtours me han encantado en otras ciudades donde he estado. Y mi mente, casi independiente de mi, ha pensado: “Vamos a dejar las cosas como están, no vaya a ser que te guste tanto que te replantees volver”.

Así que el día de hoy ha sido volver a ir de paseo y de tiendas. Con la pequeña diferencia de que hoy si he comprado. Me he gastado más de 100€. Como se nota que me los puedo gastar. Y, que si coincide que la ropa me valga, que sea de chica y que pueda permitírmelo, no me importa gastarme el dinero. He pasado mi adolescencia y juventud teniéndome que comprar ropa de chico o de gordas a precios desorbitantes. Así que ahora, que encuentro ropa de mi talla a precios normales, los pago felizmente. Me hace sentirme más mujer y más guapa.

Uy, se me ha pasado el tiempo volando. Acabo de añadir un ítem a mi lista y me he dado cuenta que aún no he comprado nada de lo que hay en ella.

La tarde la tenía reservada para la sueca, Karin. Y, si tenía suerte, Antonio tendría algo y no podría unirse a nosotras. No hubo suerte, acudió.

Me pasa con bastante frecuencia, si pierdo el contacto con alguien, me siento tan incómoda que evito futuros encuentros. Con la sueca mentiría si dijese que la he intentado evitar. Pero no sé, después de pasar 5 días con ella el octubre del año pasado, me gustó estar con ella y me apetecía verla de nuevo. Ahora que me sincero, con Melo también me resultaba incómodo y también tuve la tentación de evitarle.

No tengo remedio, relacionarme con la gente me produce un miedo irracional que se apodera de mí. Luego se me pasa, y me siento genial poniéndonos al día compartiendo pintas de Guinness, alitas de pollo, patatas fritas y muchas risas.

En un momento de la velada hablaron de desplazarnos al centro porque había un conciertillo en un pub. Un pub que yo conocía, antes llamado Pravda, en el centro-centro y que sabía que Jabuk lo solía frecuentar. Tuve un momento de pánico interno pensando que podría verle, pero quería estar con Karin y Antonio y pensé que podría llevar bien la situación, en caso de que se produjera. Menos mal que un par de horas más tarde, la pereza les invadió (muy típico en esta ciudad) y decidimos quedarnos en el barrio. Qué alivio!

Fue una velada perfecta. Con posibles planes de volver a ver a la sueca (destino: Berlín; mes: diciembre 2011) y con la duda de si vería a Antonio en España o tendrían que pasar 2 años más.

Anuncios
Anuncios