Archivos diarios: 12 septiembre, 2011

Lunes de mierda

Hoy me he levantado despertado a las 8. Y entraba a las 10 de la mañana.
Media hora para levantarme “a mi ritmo” y lista para empezar el día/la semana con una sonrisa de oreja a oreja.
Comprar la pintura de las ventanas y barrotes. Rojo Carruaje. Me gustaba el azul, pero al final, el carruaje ha ganado.
Y desayunar en el bar.
Y ale, lista para trabajar.
Llego y si, sé que mi tarde de viernes fue intensa y no me dio tiempo a acabar nada de lo que me había planteado, pero bueno, se ha incorporado mucha gente de golpe en Los Doblones y Barkley y yo llevamos retraso en todo. Vamos priorizando hasta poder ponernos al día.
Y hoy, lo he decepcionado. Él, que nunca se enfada, que trabaja más que todos y me ha recriminado que me equivoqué al configurar el ordenador de una persona y que en el de la otra ni siquiera lo toqué. Jo, que mal. Hemos pasado toda la mañana en silencio. Yo, ni “mu”, callándome mis tonterías varias y él, con respuestas secas.
Últimamente siento que no estoy centrada, aunque me esfuerzo mucho por estarlo. Y hoy, él también se ha dado cuenta. Y me da rabia, porque me estaba organizando, ya iba mejor,  me lo estaba tomando más en serio (que no significa que no me lo tomara antes) y estaba intentando mejorar cosas aportando lo que yo sé.
Ha sido un bajón impresionante.
Para colmo, al mediodía, el brazo de la muñeca de mi llavero se ha quedado pillado con la puerta y no la podía abrir. Yo, fuera en la calle, y sin saber si podría entrar luego. Casi lloro pensando en lo que le tendría que pagar al cerrajero. Menos mal que al final, amputando la mano, he conseguido abrir.
Pero ahí no acaba todo, se me ha derramado un poco de cerveza de algún bote que llevaba para reciclar y ahora mi coche huele fatal. A borracho.
Las “desgracias” han acabado ahí pero la acumulación de ellas me agotan. Por eso, cuando ya sentada en mi sofá he visto que Yorch y Zazu tenían plan de cenar, les he dicho queme apuntaba pero que vinieran a La Cueva, que aún está en proceso de remodelación. Han traído un invitado, Ocho, que, cuando los he acribillado a dudas decorativas, ha sido el que más interés ha puesto. Normal, los otros dos ya están acostumbrados a mi y les encanta La Cueva en su estado puro. Me pregunto que habrá pensado del lugar cuando le han traído.
Hace un momento, cuando se iban, Zazu me ha dicho: “hemos venido y no me has contado nada importante de ti”.
De eso se trata, ¿no? Poder tener veladas de risas y más risas y saber que si hay que hablar de cosas más importantes, también habrá ocasión.
Parece que el lunes no ha sido tan mierda, al final.

Postdata: Ocho me ha preguntado el por qué pone Visitante4576 en mi buzón. Ya el es cuarto que lo hace. Aprovecho para aclarar que no es “Visitante cuatromilquinientossetentayseis“. Es Visitante cuatro cinco siete seis =)

Anuncios
Anuncios