A veces, si escribo “Él” y “Ella” varias veces pienso que estoy haciendo poesía

La había perdido.

Pero consiguió recordar el último establecimiento donde la había utilizado.

Volvió al lugar y allí estaba.

Alivio, alegría por poder seguir comprando y subidón.

Con esa energía salió del centro comercial a la concurrida calle famosa por las tienda, la que nunca estaba vacía, siempre gente caminando en ambas direcciones.

No le dio tiempo a esquivarle. Lo vio venir y sus miradas se cruzaron. Fueron 2 segundos y después, cada uno siguió su camino. Aquella ciudad era muy pequeña. Para él fue una sorpresa, para ella una tristeza inmensa le caló hasta los huesos. Ella no volvió la vista atrá, sabría que no podría evitar echarse a llorar.

Y pensó que si no se hubiera olvidado la tarjeta de crédito, no se habrían cruzado.

Era una señal, pero… ¿qué significaba?

No sabía la respuesta, pero sabía con certeza que no podría volver a esa ciudad mientras él siguiera en ella.

También supo que aunque él había pasado página, ella no podría dejar de quererle.

5 pensamientos en “A veces, si escribo “Él” y “Ella” varias veces pienso que estoy haciendo poesía

  1. Carlos dice:

    A ver si me pongo al día con mis lecturas…

    Este texto que has escrito sí que tiene un aire lírico, porque te contemplas a tí y a “él” en tercera persona como una narradora omnisciente de una película o novela. Es melancólico, triste y bonito pero…
    Pero hay una trampa y es que al final dices “ella no podría dejar de quererle”. Esa frase tiene sentido en una novela en la que si el narrador, creador de los personajes, dice que el personaje no puede hacer algo o no va a hacer algo, entonces el personaje no-lo-va-a-hacer.
    Sin embargo, esto lo has escrito inspirándote en tus sentimiento y tu experiencia, y la persona que está sumergida en un sentimiento muy fuerte no es la más adecuada para objetivizar.
    Dicho de otra forma, sería muy raro que tras una separación, con el paso del tiempo adecuado, los sentimientos de ambas partes no se desdibujen e incluso se borren. Unos tardan más y otros menos pero acaba pasando.

    Así estamos hechos los seres humanos para poder ser felices. Parece menos romántico pero yo me alegro de que afortunadamente seamos así. Lo raro, rarísimo sería lo contrario.
    Si uno se dice,”nunca-podrás-dejar-de-quererle” como si fuera el destino, una condena o la voluntad divina de un narrado ominsciente, entonces puede acabar convencido de que así es. Y tardar más en pasar página.

    Un besazo muy fuerte.

    P.d: Londres, increible. Me ha encantado. ¿Cuando vienes a Málaga?

    • Visitante4576 dice:

      Ale, has vuelto con ganas de escribir, eh?
      Voy a correr un estúpido velo sobre tu comentario-razonamiento de la verdad.
      ya es un tema muy hablado y que no teien cambios. Lo mejor, asumirlo y seguir con otras cosas =)
      Te echaba de menos en el blog. Gracias por hacerlo más interactivo =)
      A Málaga, no sé. Al sur de España, em abril-mayo 2012.

      • Carlos dice:

        Tienes razón. Ese es el problema de leer cosas de forma tardía. Lo siento.

        Pero… WTF ¿cóoomo?, ¿Qué no vienes a Málaga? ¿No me habías dicho que tras mi regreso de Londres te acercarías?
        Pedir responsabilidades políticas a las más altas instancias.

  2. Carlos dice:

    ¿Puf ? :=0. Muy graciosa. Míralo, míralo.

Say something, today is free of charge =P

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: