Archivos diarios: 4 septiembre, 2011

A veces, si escribo “Él” y “Ella” varias veces pienso que estoy haciendo poesía

La había perdido.

Pero consiguió recordar el último establecimiento donde la había utilizado.

Volvió al lugar y allí estaba.

Alivio, alegría por poder seguir comprando y subidón.

Con esa energía salió del centro comercial a la concurrida calle famosa por las tienda, la que nunca estaba vacía, siempre gente caminando en ambas direcciones.

No le dio tiempo a esquivarle. Lo vio venir y sus miradas se cruzaron. Fueron 2 segundos y después, cada uno siguió su camino. Aquella ciudad era muy pequeña. Para él fue una sorpresa, para ella una tristeza inmensa le caló hasta los huesos. Ella no volvió la vista atrá, sabría que no podría evitar echarse a llorar.

Y pensó que si no se hubiera olvidado la tarjeta de crédito, no se habrían cruzado.

Era una señal, pero… ¿qué significaba?

No sabía la respuesta, pero sabía con certeza que no podría volver a esa ciudad mientras él siguiera en ella.

También supo que aunque él había pasado página, ella no podría dejar de quererle.

Anuncios
Anuncios