Archivos diarios: 29 junio, 2011

Operación P.O.L.I.L.L.A

Cuando volví de vacaciones en mayo, descubrí que tenía una plaga de polillas de esas de los alimentos en la cocina.

Mi madre me dijo que había algo de comida que estaba chunga. Le contesté que la comida era “nueva”, que la había comprado al mudarme.

Al final, saqué toda la vajilla, la familia de cafeteras (sí, si tienes más de 3 cafeteras de diferente tamaño es una familia. Yo tengo 6), los 30 vasos de Nocilla, las 4 cosas de comida y limpié a fondo el armario. Eché “fli” y parece que sólo de vez en cuando, aparece una polilla, pero porque aún quedan otros armarios sin abrir ni usar por limpiar. Eso espero.

Este fin de semana, vuelvo y… una hilera de al menos 200 hormigas iban del suelo al techo y viceversa, pero todas muy ordenaditas, ninguna rebelde fuera de la fila. Era de noche, hora de cenar, ducharse y dormir, así que pasé de ellas, podría solucionarlo al día siguiente, aún sin saber cómo. Vuelvo al día siguiente por la tarde y voilà, ni una hormiga. Increíble. Si hubiera estado un poquito más cansada, hubiera pensado que la mente me había jugado una mala pasada.

Y, el lunes, haciendo el mantenimiento básico de la casa, es decir, barrer, moví una de las bolsas de arena de los gatos y allí estaba, uno de los bichos que apareció casi a la misma vez que los gatos, un “dragóncillo”, de esos que, todo el mundo se ha encargado de recordarme, se comen los mosquitos y demás bichillos del hogar.

Me río yo de lo que se ha comido en casi un mes: NADA.

La  cosa es que conseguí lanzarlo a la calle. Be free, my dragon. No más noches de ir al baño y ver la silueta recorrer la pared de la cocina.

Y ayer, martes, mi ex novio me escribió porque AL FIN se había dado cuenta que lo que mejor que podía hacer por mi era desaparecer de mi vida y dejarme en paz. Ha prometido que no volverá a contactarme. Como no me fio, tiene una regla en mi email, todo lo suyo: a la basura.

Así que parece que la Operación POLILLA y demás bichos ha finalizado con un rotundo éxito. Tan sólo me quedan los únicos bichillos que elegí tener en mi vida, Tigre y Turbo, que para los interesados, siguen vivos, aunque Turbo es un pupas, como la dueña y pillo rollos por todo: si no se mueve, si se mueve mucho, si se le hincha mucho la tripa, si no lo encuentro…

En fin, sé que la operación puede tener secuelas, como en las películas. Vivir en una casa en la falda de una montaña es lo que tiene, que la frontera entre lo humano y lo animal es muy delgada, por no decir inexistente.

Actualización 29-06-2011: He vuelto de cenar con las Serranitas sisters y… ¿qué me encuentro en la cocina?

LAS HORMIGAS HAN VUELTO.

Las voy a volver a ignorar, más que nada porque no tengo nada para matarlas, ni me apetece tener un cementerio de hormigas =S

Actualización 30-06-2011: Hoy ya no hay hormigas.

ME VAN A VOLVER LOCA!!!

Anuncios
Anuncios