Mi edad y el alcohol

Aquí estoy yo, levantada desde las 12.30 a pesar de haber realizado 2 increíbles esfuerzos por seguir durmiendo en la cama, sin éxito alguno, tras haberme acostado a las 4 de la madrugada después de haber salido de fiesta por Zaragoza.

Si se le puede llamar fiesta, porque yo ya no estoy para esos trotes, bebí sangría durante la cena y un 43 con piña en el pub. Nada más. Y sobre las 3, cuando mi  espalda ya me estaba matando y mi amigo y mi amiga, que antes eran pareja y ahora no, habían empezado el ritual del flirteo, decidí que era la hora de acabar la noche. Sabiendo que el alcohol y las horas de pies pasarían factura.

Ahora, siendo ya las 15.30, con el estómago revuelto, haciendo tiempo en Internet (menos mal que me traje el portátil, menos mal), esperando que mis amigos salgan de la habitación (si, por supuesto, están en la misma habitación) y así poder a volver ser 3 amigos que están de vacaciones y que a estas horas deberían estar comiendo o quejándose del hambre que tienen. Pero el sexo es lo que tiene, que se te va el hambre y la percepción del tiempo, entre otras cosas, jeje.

Y no me molesta, es sólo envidia porque yo he dormido sola y tengo hambre.

No puedo salir a comprar nada porque no tengo llaves, no me puedo duchar ni cocinarme algo porque los despertaría a ellos y a la otra persona que vive en la casa.

He aprovechado para llamar a Carlos y ponerlo al día, hacia mucho que no hablábamos. Una hora y cuarto hablando de la vida, de mi vida y de la suya. De mi padre, de mi ex, de la terapia, de la mudanza…

Llamada terminada y el hambre me puede.

Antes, cuando yo era joven, bebía, salía y me levantaba por la tarde. ¿Qué me ha ocurrido? Da igual si me acuesto a las 4, a las 5 o a las 6. A las 10 ya me he despertado y con el estómago revuelto a más no poder. Es culpa del alcohol, y del trasnochar. Cuando no lo hago, me acuesto a la una, como muy tarde, y me levanto, como muy pronto, a las 11 de la mañana.

Me muero de hambre, lo cual provoca calidad cero en este post. Tan sólo quejas y más quejas.

No sé si volver a visitar la nevera o hacer una pancarta e ir a seguir quejándome en la plaza del ayuntamiento.

4 pensamientos en “Mi edad y el alcohol

  1. Illa dice:

    Lo mejor al finalizar una noche de alcohol es beber agua, muuuuucha agua, antes de dormir. Funciona estupendamente. Pero no cura lo de levantarse pronto. Ni lo de dormir sola. Ni lo del hambre. Milagros no hace, es sólo agua!

    • Visitante4576 dice:

      Uy, esa solución no me funciona, ya de por sí voy al baño 2 veces por noche, y los días que bebo más agua de lo normal a partir de la mitad del día, los paseos nocturnos al baño son demasiados.

  2. Carlos dice:

    Bueno, tienes que contar como resulto la visita de tu amiga. ¿Volvieron juntos? ¿Se lo pasaron bien?

    Saludos

    • Visitante4576 dice:

      Pues la visita fue genial, como todas las que tenga en el futuro (¿las indirectas surgen efecto si las mandas por blog?) ;-)
      Respecto a ellos, estuvieron juntos pero cuando se acabó la visita, se acabó todo. Siguen teniendo los mismos handicaps que cuando lo dejaron.
      Pero si, se lo pasaron bien =)
      Ahora estoy impaciente por mi próxima visita en julio: un italiano afincado en Dublín.

Responder a Visitante4576 Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: