Archivos diarios: 28 mayo, 2011

Mi edad y el alcohol

Aquí estoy yo, levantada desde las 12.30 a pesar de haber realizado 2 increíbles esfuerzos por seguir durmiendo en la cama, sin éxito alguno, tras haberme acostado a las 4 de la madrugada después de haber salido de fiesta por Zaragoza.

Si se le puede llamar fiesta, porque yo ya no estoy para esos trotes, bebí sangría durante la cena y un 43 con piña en el pub. Nada más. Y sobre las 3, cuando mi  espalda ya me estaba matando y mi amigo y mi amiga, que antes eran pareja y ahora no, habían empezado el ritual del flirteo, decidí que era la hora de acabar la noche. Sabiendo que el alcohol y las horas de pies pasarían factura.

Ahora, siendo ya las 15.30, con el estómago revuelto, haciendo tiempo en Internet (menos mal que me traje el portátil, menos mal), esperando que mis amigos salgan de la habitación (si, por supuesto, están en la misma habitación) y así poder a volver ser 3 amigos que están de vacaciones y que a estas horas deberían estar comiendo o quejándose del hambre que tienen. Pero el sexo es lo que tiene, que se te va el hambre y la percepción del tiempo, entre otras cosas, jeje.

Y no me molesta, es sólo envidia porque yo he dormido sola y tengo hambre.

No puedo salir a comprar nada porque no tengo llaves, no me puedo duchar ni cocinarme algo porque los despertaría a ellos y a la otra persona que vive en la casa.

He aprovechado para llamar a Carlos y ponerlo al día, hacia mucho que no hablábamos. Una hora y cuarto hablando de la vida, de mi vida y de la suya. De mi padre, de mi ex, de la terapia, de la mudanza…

Llamada terminada y el hambre me puede.

Antes, cuando yo era joven, bebía, salía y me levantaba por la tarde. ¿Qué me ha ocurrido? Da igual si me acuesto a las 4, a las 5 o a las 6. A las 10 ya me he despertado y con el estómago revuelto a más no poder. Es culpa del alcohol, y del trasnochar. Cuando no lo hago, me acuesto a la una, como muy tarde, y me levanto, como muy pronto, a las 11 de la mañana.

Me muero de hambre, lo cual provoca calidad cero en este post. Tan sólo quejas y más quejas.

No sé si volver a visitar la nevera o hacer una pancarta e ir a seguir quejándome en la plaza del ayuntamiento.

Al amanecer – Fresones Rebeldes

Dónde vas, volverás, dime que me llevarás.
Quiéreme, bésame, déjame tu huella al amanecer.

 

 

Al amanecer – Los Fresones Rebeldes

No es que me emocione otro amanecer.
Es que es el primero en que me vienes a ver.
Es que yo ya no quiero verlo sola otra vez.
Es que sola no tiene gracia ni placer.

 1, 2, 3, y…

 Cuando tus ojos se fijan en mí,
vivo mil aventuras sin salir de aquí.
Si te miro no puedo parar de reír
porque sé que tu mente no es lo que yo vi.

 Pídeme lo que quieras y diré que sí,
pide una tontería pero nunca.

 No me faltes nunca,
yo tengo derecho a ser feliz.
No te vayas lejos,
lejos es muy lejos para mí.

 Donde vas, volverás, dime que me llevarás.
Quiéreme, bésame, déjame tu huella al amanecer.

 Es que si estás cerca me siento mejor,
desde que te conozco estoy mucho mejor.
Sé que puedo amarte todavía mejor
quiero que me ayudes con la respiración.

 Si me caigo al suelo ya no siento dolor.
Si te beso y bebo no distingo el dolor.
No me faltes nunca, ….

 Cuando tus ojos se fijan en mí…