Miedo de pacotilla II

Tres días hasta que he encontrado un momento para empezar este post, siendo la idea inicial un borrador en mi mente desde la semana pasada.

Busy days en los Doblones, muchos cambios en poco tiempo in my life.

Miedo de pacotilla I: SUPERADO 

Fui al pueblo de Paudalet on my own, yo solita, me siendo más adulta a la vez que más patética, jeje.

Me preparé un mapa y me llevé prestado el GPS de los Doblones. Al principio y al final, el GPS se pasó todo el rato diciéndome: “Recalculando”. Vamos, que no le hice caso. Pero yo me sentía menos perdida con él =)

Aún así, sigo siendo yo en estado puro. Salgo de mi casa, me incorporo a la autopista y descubro 2 cosas:

  1. El miedo con nombre y apellidos: las autopistas me dan mucho “respeto” por las incorporaciones. Me da miedo que se me acabe el carril de incorporación. Pa’ darme un capón lo sé, y otro porque la incorporación a la que iba a hacerle frente resultó, al final,  que no existía. Soy un caso sin solución, lo sé.
  2. Y dos, después de descubrir que ya estaba dentro de la autopista sin necesidad de incorporarme, me relajo, subo la música y sigo por el carril Valencia (oeste)/Madrid/Alicante/Albacete y entonces me doy cuenta que no me he hecho un mapa de vuelta. Aghhh. Pero se me pasa enseguida, llevo el GPS que ignoré también al volver.

Y con la nueva mudanza a mi nuevo hogar (en el que por cierto, me he aclimatado perfectamente y estoy muy contenta), ha resurgido otro miedo de pacotilla.

Miedo de pacotilla II: la cuesta

Ahora vivo en una ciudad con aspecto y ambiente de pueblo (no es despectivo, eh? es sólo que es nuevo para mi). ¿Y que tienen los pueblos que comparten la falda de la montaña con un castillo romano?

CUESTAS, MÁS CUESTAS Y CALLES ESTRECHAS Y LA COMBINACIÓN DE AMBAS.

Hay calles peores que la que llega a mi casa, lo reconozco, pero en esas no hay problema de aparcamiento. No se puede aparcar porque el coche no entra, simple y claro.

No recuerdo haber subido la cuesta nunca. O puede que una vez. Si, una vez, porque ahora me viene a la memoria que tuve que pedir ayuda a mi tio para no empótrame al bajarla contra un coche.

Pues eso, tu llegas a la plaza, entras en la calle y te encuentras con esta cuesta:

Esta es fácil, hasta aquí llego.

Pero luego, ya me acojono. Me encuentro con esto:


(la ventana con recuadro naranja es la de mi habitación)

Un zigzag en pendiente. Yujuuuuu! (modo irónico on, por si alguien no lo ha pillado). Que sí, que si la gente sube, que imposible no es (aplicando las técnicas de la psicóloga “¿Qué evidencias tienes de que no es posible?”), pero cuando estoy allí, en mitad del camino, no es tan fácil. Además, que conste, el coche de Google tampoco subió, llegó al mismo punto que yo y el resto de calles las ignoró.

Si lo consigo cuando los consiga, llegaré al final de la calle y la compra no pesará tanto porque no la habré tenido que subir andando con ella.

Mi madre me ha dicho que al final me haré a las calles. Yo le he dicho que llevo conduciendo desde el 2003 y que sigo cerrándome demasiado en las curvas y giros de calles. Lo que sí que ya voy mejorando es lo de aparcar en pendiente con poca posibilidad de maniobra =)

Y no va a pasar, pero si pasa que nunca suba la cuesta, no pasa nada. Razón: tengo una prima que a los 19 años se fue a estudiar a Barcelona, ha trabajado en 2 curros a la vez, volvió a casa decidida a ser funcionaria y lo conseguió a la primera (profesora de FP de Imagen/Sonido), decidió al mes de conocer un chico que se casaba con él, ala ñao se casó con él y a los 4 meses se divorció, volvió de nuevo y vivió un año en un adosado de montaña, tiene un novio de fin de semana y hasta hace poco se hacía un Valencia-Barcelona 2 veces al mes. Vamos, que ella no tiene miedos de pacotilla. Pero… ella tampoco sube la cuesta. Así que me sirve como excusa, jeje.

Aún así, ayer, lo volví a intentar, pero tenía más ganas de llegar a casa que de superar mis miedos de pacotilla.

Las tareas de la semana que viene son: contratar Internet y subir “la cuesta”.

Anuncios

7 pensamientos en “Miedo de pacotilla II

  1. Sergi dice:

    Pero, ¿¡dónde te has ido a vivir!? Un consejo: para los ángulos muertos del coche venden unos espejos especiales, así no se te escapa ni un detalle al incorporarte a la autopista ni al hacer maniobras ajustadas.

    Si te interesa, pregunta.

    ¡A ver para cuándo esas fotos interiores!

    Un abrazo

    • Visitante4576 dice:

      Me he ido a vivir al nucleo histórico dle municipio, a casa de mi abuela, que el alquiler es gratis. Y como ella ahora vive con mi madre, es lo más parecido a independizarse.
      Y de los interiores…no creo que los ponga. Y menos esta semana, que tengo todo por el medio, medio abierto y parece que hayan entrado a robar. jeje.

  2. Sergi dice:

    Lo de que era la casa de tu abuela lo sabía, pero pensaba que estaba lejísimos de tu ciudad.

    A ver si tienes suerte y te la dejan en herencia. ;D

  3. Illa dice:

    El truco puede ser un coche pequeño. O un todoterreno. O ir siempre en primera. También odio las cuestas y las calles estrechas… pero la combinación es un auténtico infierno!!

    • Visitante4576 dice:

      No, si el coche es pequeño, es un Hyundai Getz, manejable pero yo nunca he tenido habilidad para conducir, tan sólo sobrevivo, jeje.

It's your turn, If you feel like

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: