Archivos diarios: 19 abril, 2011

Melchor

Querido Melchor;


 Veo que eres un hombre de palabra. Me prometiste que cumplirías mi deseo y lo has hecho.

Y, para mejorarlo, habéis elegido un préstamo de reforma, en vez de una hipoteca. Confío en vosotros, que para eso sois magos.

Yo estoy poniendo de mi parte. Como la casa es herencia compartida de mi tío y mi padre, pues he tenido que negociar el precio con mi tío. He salido un poco perdiendo a mi parecer, pero familia y dinero no son nunca buena combinación. Así que he preferido aceptar la “oferta” y seguir adelante.

Menos mal que ya no tengo esas ganas de viajar como las de antes, porque empieza mi etapa de adulta, esa en la que cada mes la mitad de tu sueldo se la queda el banco.

Y lo bueno también empieza: pensar como distribuyo las habitaciones, la cocina, el baño… es decir, la REFORMA. Una gran inversión inicial, pero necesaria.

Luego, con el tiempo y una caña, a decidir el color de las paredes (mentalmente ya lo he visualizado, a ver si luego queda igual), la decoración, la lámparas y los muebles.

Me pilla todo un poco de sorpresa, nunca pensé que podría pagar una casa.


 ¿Pesimista yo? Que va, imaginaciones vuestras.


 Y lo reconozco, soy una exagerada, tengo 3 habitaciones (a convertir en 2 probablemente y darle espacio al comedor o poner la cocina en una de ellas) y un comedor y ya creo que me falta sitio.

Pero también reconozco que estoy muy emocionada. En nada firmo la escritura, la llevo al Registro y ale, tendré una casa por reformar y postear.

Melchor y compañía, muchas gracias de todo corazón por cumplir mi deseo.


 Saludos de la visitante 4576.


P.D.: Para el año que viene voy a pedir al hombre de mi vida. Os aviso para que vayáis buscándolo ya, que va a ser difícil encontrar uno compatible conmigo. Soy lo mejor que le puede pasar en la vida pero tengo que reconocer que asusto a los hombres.


Anuncios
Anuncios