Archivos Mensuales: marzo 2011

And the winner is… ME

No creo mucho en mis corazonadas, porque si lo hago me engancho a ellas y pasan a ser deseos y ya no funcionan.

Pero llevaba esta semana “sabiendo” qué, a pesar de no saber desde noviembre, el día de volver a recibir un mail suyo estaba cerca.

Si, sé que ya escribí que había creado reglas para que todo lo que me llegara de él, fuera a la papelera directamente. Pero cuando me di cuenta que miraba la papelera cada vez que abría el correo, vi que mi plan de olvidarme de él no estaba funcionando. Y, como también pensé que algún día mi cabecita se olvidaría de su dirección de email, pues decidí quitar los filtros,  y así borrar sus datos para siempre. Y parece ser que funcionó mejor, no espero encontrar un mail suyo cada vez que inicio sesión.

Pero hoy, 31 de marzo, tenía 3 correos y uno era suyo. Como ya comenté, pensé que sería de esos de publicidad que la cuentas mandan sin pedirte permiso. Pero no, estaba redactado: 2 frases diciéndome que llegan cartas del banco a mi nombre y que no sabe qué hacer con ellas. No sé puede ser tan negado. Ni siquiera las ha abierto. Yo me encontré un papel personal suyo en un libro que le presté y tardé 3 segundo en hacerlo añicos. Y no hay ni que decir que desde el primer día, miro las cuentas por Internet, al igual que él. Idiota, es lo único que se me ocurre.

Ah, por supuesto, empieza con un “¿qué tal te va la vida, trabajo y las cosas en casa?”.

Aghhh! Sabes que la vida me la jodiste y aún quedan cicatrices y que las cosas en casa, conforme son, no irán nunca a mejor. Pedazo de gilipollas.

Como para él no implica ninguna emoción/reacción, supongo que estaba en su obligación de comunicármelo. Yo pensaba que sería más listo. A mi si alguien me dice que me odia, que quiere borrarme de su vida, pues seré rara, pero le hago caso.

Y estoy bien, no me ha afectado tanto (vale, un poquito si, de hecho estoy escribiendo sobre ello). Me jodió más lo del viaje a Portugal. Ha conseguido embaucar de nuevo a la gente. Pero me consuela saber que el grupo de hombres con los que iba no han podido substituir lo que yo puedo darle, muahahaha.

Y bueno, acabar diciendo que no le voy a contestar. El email que me ha mandado, si lo hubiera pensado, sabría que podía habérselo ahorrado.

Cuando lo he leído, me he acordado de Carlos, que siempre intenta ver el lado romántico en todo. Y que seguro que me hubiera dicho: “ha usado las cartas del banco como excusa”. Y cuando se despide con un “Yo sigo igual, tirando para delante”, significa que no todo le va bien, y que seguro que te echa de menos.

Ay, Carlos, menos mal que intento ser un poco más realista, porque pensar eso y que tú también me lo digas no es bueno, jeje.

Así que nada, he vuelto a poner el filtro temporalmente porque como no voy a responder, él no va a pillar la indirecta y me escribirá diciéndome cosas como “no has contestado a mi email, deduzco que sigues enfadada, blablaba”, puede que me reproche mi infantilismo y algo más. Y eso, no quiero leerlo, porque me hervirá la sangre y se supone que el plan, es olvidar poco a poco, quitarle importancia y que la rabia vaya disminuyendo.

Pero el placer infinito de saber que no he tenido la urgente y desesperada necesidad de escribirle y que, al final, aunque sea por una tontería, ha sido él en hacerlo, no tiene precio. Puedo decir y sentir que

I AM THE CHAMPION


Anuncios

En la misma piedra

Tengo el panfleto de la programación de teatro al menos semana y media y aún no lo he hojeado.

Uy, parece que hay menos obras que la temporada pasada, la de invierno.

Estoy mentalmente perruza, no me apetece ver ninguna obra que sea en valenciano ni de penar, sólo comedias.

Roma 1956. Puf, que tostón. Nada, nada, quiero risa fácil.

Imprebís. Mmm, improvisación y humor, buen comienzo de temporada.

Pero, pero…mierda, me gustan 2 obras de 10€ y 1 de 6. ¿Valdrá la pena sacarse el abono? Muy justo y si no voy a algo, acabaré perdiendo dinero, lo sé, es mi sino.

Me decido. Si, ¿no? Sí, porque si a alguien le apetece ver alguna de las que he descartado, me voy a apuntar. Soy fácilmente convencible. Demasiado, a veces.

He dudado si pillar el abono o no. ¿Cómo voy a convencer a Zaz y Twil?  Yo no convenzo, A MI ME CONVENCEN.

Bueno, yo les escribo un mail y lo intento. No pierdo nada por intentarlo.

Vale, decidido, abono de teatro.

A ver como se compra el abono…

Mierda, mierda, mierda.

Me ha vuelto a pasar. Llego 4 días tarde para poder comprarlo.

Y eso que cuando me pasó en enero, me dije:

“Error cometido, error aprendido, error que no se repetirá”

MEEEEC!!! ERROR

Pues sí,

el ser humano es el único que tropieza 2 veces en la misma piedra.

A lo que yo, añadiría:

Y más de 3 si la “piedra” está en el aparcamiento de Carrefour.

Yo “tengo una amiga” (muy divertida y que tiene un blog con 10 mil lectores, por cierto) que siempre que va a Carrefour, aparca, compra, sale y en el momento que alza la vista y ve los coches, empieza a patalear y dice a media voz: “Mierda, mierda, mierda, ¿dónde he aparcado el coche?

Y mientras lo busca, recita en voz baja su mantra:

mierda, mierda, mierda, ooooommm.

Mientras piensa:

Error cometido, error aprendido, error que,
a la próxima, no se repetirá

Lunes: exponga su queja

Soy una pupas.

Y una quejica.

Y una dramática, pero de las buenas, porque tengo razón, jeje.

Llevo 3 días con la tensión por los suelos o por las nubes, según se mire. Tengo la sensación TODO EL RATO de que me voy a desmayar. Le he pedido a mi padre que me lleve y me recoja de los Doblones, no me apetece ser culpable de ningún accidente de tráfico.

Hace una semana me dio por quejarme que me dolía un riñón, pero es que me dolía. Ya no me duele, ahora me mareo, no puedo enfocar la vista y me siento como Patrick Swayze en Ghost, viéndose a sí mismo pero desde fuera.

A los que aguantaron las quejas “riñoneras”, os pido perdón a la vez que os informo que ya he pedido cita médica para mis mareos. El miércoles a las 8:44.

Es lunes. Aún. Aunque ya queda poco.

Con el ajetreo y la tensión, no he llevado “al día” los deberes de la psicóloga, que de momento es programarme la vida día a día, revisar y programar el día siguiente.

Ayer, no sé por qué, acabé en el muro de una amiga y tuve la “suerte” de enterarme de que mi ex, se va a Portugal con una panda de machos. Ya no me afecta tanto, pero aún me impacta.

Me he levantado con ese precioso sentimiento que me hace creer que no vale la pena levantarse. Tengo que anotarlo en la hoja de pensamientos negativos a convertir (en positivos, claro).

Menos mal que entre mareo y mareo aún tengo el subidón del otro día, cuando descubrí, en el blog de alguien que me lee pero que no me conoce;  que mi blog aparece en su listado de blogs que “merecen la pena”.

Buenas noches y disfrutad del resto de la semana. El día de quejarse is almost over.

¿Qué está pasando con el tiempo?

La respuesta es muy simple. Llueve a cantaros porque… estamos en Fallas.

Desde el viernes pasado hasta el 19 de marzo, los valencianos somos los culpables de este minidiluvio con momentos de sol cuando menos te los esperas. Es ley de vida, los artistas falleros llevan un año haciendo bocetos, construyendo las estructuras por partes, muñecos ninots, esperando que llegue el día de la Plantà sabiendo que va a ser una tarea a contrarreloj, no hay suficientes grúas para todos y si no lo consiguen, la Falla quedará fuera de concurso. Y, entonces, después de un tiempo increíblemente soleado, un minidiluvio, que hace que los planes no salgan y que muchas de las “obras” acaben dañadas por el agua.Y que la mascletà no sea lo mismo.

1ª mascletà 2011

No es lo mismo verla y oírla que estar allí pero bueno, que se le va a hacer (a partir del minuto 3:15 para los que no sepan valenciano ni les interese la introducción).

No soy ni he sido nunca fallera (es una pasta, antes éramos más pobres y ahora, soy una miedica de los grupos sociales y me sigue pareciendo una pasta) pero me encanta el olor de los petardos aunque no el ruido. Qué no es el mismo ruido que una mascletá, que ese me encanta, sentir que el suelo vibra mezclado con el olor intenso a pólvora. Y este año, le añado la iluminación de algunas fallas importantes, amazing.

Si en Semana Santa llueve, ya no seremos nosotros los culpables, eh? Será el turno de los andaluces con sus procesiones o su Feria de Abril.

Autoridades

¿Me parece a mí o la policía y sucedáneos está muy activa últimamente?

En estas 2 últimas semanas, me he cruzado de frente 3 veces con ellas, una de ellas en el municipio de Los Doblones.

Me han adelantado con las luces azules otras 2 veces, que podríamos contar como 3 porque la segunda vez iban 2 coches juntos. Y no me buscaban a mí.

También, me crucé con la Guardia Civil otras 2 y una con la Guardia Rural (¿qué función tiene la Guardia Rural?).

El jueves, llegué a casa y mi madre me comentó que la Local la había llamado al móvil (con  número oculto) para preguntar por mi tía-abuela, que vive en el edificio de al lado.
Yo, la escuchar la frase: “Soy la Policía Local y le llamo para que me facilite información” hubiera colaborado  sin pensármelo 2 veces. A mi madre le dio por pensar que podría ser alguien que intentaba hacerse pasar por la policía para averiguar  si mi tía-abuela no estaba en casa y así poder entrara a robar. Así que si, mi madre no quiso colaborar con la autoridad. Aunque, finalmente lo hizo al asomarse al balcón y ver 2 coches de policía.

Pero lo mejor fue éste sábado.  Volvíamos de un concierto de Bandas Sonoras con música clásica y las Twil sisters me comentaron:

–  Hey, ¿qué tenías pensado para cenar?
– Pues la verdad que nada, porque en casa se han ido de parrandeo y tengo que cocinarme
– Nosotras habíamos pensado ir a por kebabs, ¿te apuntas?
– Genial. Uy, no hay sitio para aparcar cerca, ¿pasa algo si lo dejo en doble fila mientras los compramos? – pregunté cuando me di cuenta que no encontraríamos ningún sitio donde aparcar
– No, no creo que pase nada, nosotras siempre lo hacemos – contestaron

Acto seguido, allí voy yo, aparcando en doble fila, las sisters salen y mientras se alejan les digo “cojo las cosas y salgo”. Y, en ese momento, a través del espejo retrovisor veo una luces azules que se colocan justo detrás de mí.

Al igual que ves pasar tu vida en fotogramas cuando crees que vas a morir, yo vi pasar las páginas del libro de la autoescuela.

Sólo sabía, con seguridad, que había que poner las luces de emergencia, pero…
¿se puede aparcar en doble fila? Si, siempre que el tiempo no sea superior a 2 minutos ¿o eran 5?
¿puedo ir a comprarme el kebab abandonar el vehículo? No, o… ¿sí?

Y allí estaba yo, que me quité el cinturón, me lo volví a poner, a volver a quitar, salgo, no salgo, saco llave, meto llave, apago luces… las tareas básicas de nerviosismo ante las autoridades (eso sí, con los papeles en regla aunque un poco acojonada porque la foto de mi carnet está oxidada ). Un policía ya no está y el otro ha salido (y no ha puesto las luces de emergencia) y las sisters… ¿habrán descubierto que estaba teniendo un dilema mental conmigo misma? ¿sabrán que quiero un kebab de cordero? Aghhh.  Finally, mi decisión fue la de encender el móvil (lo apago por completo cuando voy a espectáculos), y llamarlas, eso sí, con las esperanzas al máximo de que no lo tuvieran ni apagado, ni en silencio. A mitad proceso, menos mal, Twil vino en mi ayuda a preguntarme que es lo qué kebab y condimentos quería.

Luego me enteré que el policía que había desaparecido estaba comprando kebabs. Mamones, les gusta hacerme sufrir.

Pero creo que la que gana en situaciones policiales es Ágora, que un martes (o día laborable cualquiera), a la 23.30 de la noche (o así), cuando volvía a casa, completamente sola por la carretera, la pararon en 3 rotondas consecutivas preguntándole “Dónde iba a esas horas” para finalmente descubrir,que las las delegaciones palestina e israelí estaban por ahí y no se podían cruzar con ningún vehículo.

Pues eso, que se supone que la presencia de las autoridades debería dar seguridad y lo único que produce es miedo a la multa y sospechas de si estamos en época de recogida de dinero =P

Anuncios