Archivos diarios: 1 febrero, 2011

LOS DOBLONES

Después de una entrevista en al ETT, otra en la empresa y otra  en la empresa again, los doblones me han ofrecido el puesto de trabajo.

Lo he aceptado.

Tengo curro.

Empiezo la semana que viene y los nervios importantes de empezar algo nuevo no han llegado aún, la vida me está teniendo bastante ocupada para no pensar en ello.

Pero lo más importante es que el Sol ha vuelto a salir.

Anuncios

Llegando tarde

Llevo varios años que siento que voy desincronizada, como el conejo de Alicia en el País de las Maravillas. Llegando tarde.

Llego tarde a todo lo quiero hacer o para decidir que es lo que quiero hacer.

El 8 de enero, por ejemplo, miré la programación de teatro de mi municipio, decidí que iba a ir a todo y llegué tarde para sacarme el abono, el último día para hacerlo era el día anterior. Sí, algunas son cosas cotidianas de la vida que le pueden pasar a cualquiera. Otras no.

Antes de leer los posts de Nochevieja de los blogs que leo habitualmente, escribí el mío propio. No quería “copiarme” sin querer o seguir el mismo formato que ellos. Y, después de hacerlo, los leí. En algunos hablaban de rituales, de propósitos de Año Nuevo, deshacerse de lo malo del año anterior y la Wikipedia relataba lo que se hace en el resto del mundo. Fue curioso pero, otra vez, había llegado tarde a vivir mi propia Nochevieja, el cambio de año, dando bienvenida a las ilusiones y despidiéndose de los malos ratos pasados.

Por eso, me decidí a recuperar ese tiempo. ¿Cómo? Muy fácil: este mes iba a ser mi segundo Diciembre. Y así ha sido. Y me ha gustado porque poco a poco vuelvo a ser más yo, esa que me gusto, esa que tiene detalles disparatados para los demás y para ella misma.

Al igual que había hecho otras Navidades y Reyes, en las que me curraba todo lo que hacía (como por ejemplo, regalar la banda sonora (una copia personal, quiero matizar, señora Sinde)  de la película Love Actually envuelta tal y como lo hace Mr. Bean en la película o, regalar Gingerbread Men de cartulina acompañados de la Receta de la Felicidad) este año también iba a revivir mi cambio de año como Dios manda.

Así que me he dedicado, durante todo este mes, a pensar mis propuestas, peticiones, propósitos de este año. He intentado que sean reales, por eso no he incluido buscar/encontrar un novio, jeje. Este es el año de centrarme en mi =). Los he escrito en un papel, los he atado con un lazo y los he enterrado en la tierra de la planta que tengo.

También, he intentado deshacerme de un alguien que aún me duele, todavía, y eso que ha pasado mucho tiempo. Estoy cansada de no poder dormir porque él aún está en mi cabeza. Así que este año, he borrado al máximo todo lo que quedaba de él. Siguiendo otro consejo de post, escribí su nombre en un dibujo que le había regalado y que no guardó, pero yo sí y lo quemé. Fue un ritual en toda regla.Con foto adjunta y todo.

Por supuesto, también he eliminado su foto de MI blog, he borrado todos nuestros emails (estoy superorgullosa de mi misma porque no he sido de esas personas que acaban leyendo las cartas que se escribían y en las que acabas analizando palabra por palabra buscando razones) y he creado un filtro en mi correo que haga que si llega algún correo suyo, vaya directamente a la basura (se que no enviará ninguno, pero por si acaso me llega alguno de esos que recibo a veces de gente que hace mil años que no veo, del estilo “Hi, how are you? I bought something that I recommend you”). Aún me afecta ver y oír su nombre, soy lo peor. Y, para finiquitar (espero que con esto sea suficiente) el tema Jabuk, y siguiendo otro consejo bloguil, le he escrito una carta. Está llena de odio y resentimiento, necesitaba “decirle” muchas cosas. Y, como para dramática, soy la mejor, la he echado al buzón.

Va dirigida tan sólo con su nombre, sin apellidos, sin dirección.

Este remite (en un intento de ser creativa a la par que poética) lo guardado para el blog:

A Jabuk, del planeta Onion, donde sus habitantes van creándose desde muy pequeños una capa encima de otra a su alrededor para que el mundo exterior no les afecte, hasta tal punto que tan sólo el alcohol puede penetrar en ellas evaporándose antes de llegar a ver todo lo que hay en el interior.

Y, volviendo a mí, sólo me ha faltado lo relativo a los viajes que se desean hacer: dar la tradicional vuelta a la manzana con una maleta. Si todo sale conforme lo deseado y enterrado en la planta, tendré que sacrificar los viajes por otras cosas que me apetecen más ;-)

Y, para celebrar una autentica Nochevieja, no pueden faltar las uvas. Me ha costado encontrarlas, parece que la temporada de uvas termina el 1 de enero. Las he pelado y como el mundo de Internet es maravilloso, he decidido tomármelas con Carmen Sevilla y su feliz 1964 !. Ya que llegamos tarde, llegamos bien tarde, jeje.

No me ha dado tiempo a comérmelas todas =S No importa, lo importante es participar.

¿Lo siguiente de mi re-Año Nuevo?, El 6 de febrero, me pasaré por casa de Ágora, que me dijo que los Reyes me habían traído algo en su casa.

Feliz Año a los retrasados* como yo !!!

* (retrasados en el tiempo, no mentales, eh?)

Anuncios