Archivos diarios: 25 enero, 2011

Busy day

08:00 – Suena el despertador

Lo apago y agonizo en la cama con la luz encendida. Llevo 2 días durmiendo fatal y levantándome antes de las 08:30.

08:05 – El despertador vuelve a sonar, hora de vestirse y salir de casa

08:25 – Llego a la cola para “análisis varios”.

Al momento, llega una señora que me pregunta:

¿el último?

La miro, sonrío y le contesto que yo.
Me mira, asiente con la cabeza y acto seguido se cuela delante de mi.
¿Seré muda? Invisible, ¿quizás?

08:45 – Es mi turno.

Le aviso al señor enfermero que soy propensa a marearme y elijo la camilla.

Me suelo marear por cualquier cosa relacionada con la salud: vacunas, análisis, enfermos alrededor, visitas a enfermos… En el pasado, a los pocos segundos de haber terminado la extracción, me sentía mareada, pillaba a todos por sorpresa y acababa en el suelo. Qué vergüenza.

08:50 – Me incorporo, compruebo que el suelo no se mueve y recojo mis cosas.

Mi enfermero me pregunta que si estoy bien ya para irme.
Me lo tomo con humor y me despido diciendo:

Creo que ya no me voy a marear.
Pero tranquilo que si me equivoco, oirás el golpe contra el suelo.

09:00 – Mientras ando hacia casa, sólo puedo pensar en volver a la cama, pero hoy tengo obligaciones:

  • desayunar
  • terminar un currículum en inglés
  • ir a una segunda entrevista (la de los doblones)
  • volver a casa a comer
  • irme a Valencia llegando a casa a las 19:00

21:00 – Estoy muerta. He cenado y he escrito el post.

En cuanto lo suba seré libre de un día tan largo y tan corto a la vez. (OMG!, han pasado 12 horas, qué rápidas pasan a veces)
Podré agonizar mientras me pongo algo para ver y dormirme antes de las diez.

Estoy mayor.