Reuniones sociales

Por si alguien no se había dado cuenta, tengo un secreto: soy una persona muy inestable. Emocionalmente inestable.

Hace tiempo que fui consciente de ello e intento vivir con ello. Cada vez lo llevo mejor, creo.

Huí al extranjero. Desde hacía tiempo, me sentía incómoda en cualquier reunión/encuentro social. Incluidos cafés con supuestos amigos. Aún  recuerdo el agobio las horas antes, las ganas de irme nada más llegar o las excusas que puse para evitarlos.

Si, lo sé, también soy una dramática. Pero los agobios son reales y tendré que aprender a desagobiarme.

El pasado octubre volví al mismo punto del que había huido (dato curioso, me fui un 29 de septiembre y mi billete de vuelta también era para el 29 de septiembre, 3 años después). Y volví con la decisión de contactar tan sólo con la gente que es importante en mi vida, aquella que sabe como soy. Y por supuesto, en una ciudad tan pequeña, he estado evitando gente conocida que no me apetece reincorporar a mi vida. Lo prefiero, no me apetece ser una falsa, un aparentar.

Hoy, dentro de un rato, y por una situación desagradable, el entierro de la madre de mi  amigo, voy a tener que enfrentarme a mis miedos. Va a ser una gran reunión social con toda esa gente conocida. No estoy mentalmente preparada, pero mi amigo es mucho más importante que cualquiera de mis miedos de pacotilla.

A ver como me porto =S

5 pensamientos en “Reuniones sociales

  1. Sergio dice:

    Siento lo de tu amigo… ¿te has portado bien al final?

    • Visitante4576 dice:

      Me porté normal. Fui pero también usé una excusa (y no tuve que inventarla, eh? que era cierta) para desaparecer una vez mi amigo se fue a seguir con el “acto”.
      Había muchísima gente que no pude ni acercarme. Pero él sabe que me tiene para lo que quiera y cuando quiera.

  2. Nauglin dice:

    Quizá te sirva de consuelo saber que no eres la única persona asocial del planeta, o quizá no. En mi caso es porque soy demasiado vago para cuidar de la gente que me importa y demasiado egoísta para dejar de ser vago, pero en tu caso parece que es más por inseguridad o algo así, aunque los síntomas no son muy diferentes, y lo chungo es que el resultado es el mismo, no te voy a contar nada que no sepas. No sé qué edad tienes, pero yo ya tengo 44 tacos y puedo asegurarte que cada día que te permitas huir de la gente que te importa se hará más difícil corregir esa conducta, aunque supongo que esto también lo sabes, pero… puede que te ayude oírselo deciar a otro. Hagas lo que hagas, suerte.

    El email que he puesto es falso porque lo prefiero así, espero que no sea un problema.

    • Visitante4576 dice:

      Mmm, no sé exactamente que es, pero veo que la gente tiene todo tipo de relaciones sociales y yo no soy capaz, y a la vez, me gusta ser así. Apuesto por relaciones verdaderas, nada de colegas, conocidos y aparentar que todo el mundo me cae bien.
      Supongo que ha sido que era una situación que no había previsto. Llegué, contacté con quien quería volver a poner en mi vida y los demás fue fácil no verlos, cada uno tiene su vida. Pero los entierros, hacen que la gente se vuelva a reunir, aunque sea triste el momento. Y me daba rabia porque estaba muy contenta con mi manera de volver. Y una reunión social obligatoria me rompía mi proceso, del que tan orgullosa estaba, no me apetecía aparentar, ni tener conversaciones superficiales, además que ya he vuelto a ver a gente que, a pesar de haber pasado los 30 años, siguen con sus infantilidades del estilo “es que fulanita no se ha acercado a nosotros”, “es que me han dicho que fulanita blablabla”, “es que a mi no me avisaste, me enteré por otros…”. Me parece patético y no me apetece volver a eso.
      Seguiré meditando sobre mi asociabilidad, pero sin rallarme, jeje. Pero tranquilo, la gente que me importa ya sabe que he vuelto, que estoy aquí y que no se vana librar de mi fácilmente, muahahahaha =P
      By the way, no me importa que el email sea falso. Cuando lo configuré como obligatorio fue por si surgía algún comentario que prefería contestar en privado. Tranquilo. Y gracias por el comentario!

  3. Carlos dice:

    Aunque la gente no lo diga, creo que es bastante habitual que de pereza acudir a reuniones o actos sociales, encontrarse con gente que te aburre, te crispa o a la que no sabe que decir… Pero bueno, al final, diría, que es hasta sano mentalmente, hacer el esfuerzo, incluso intentar ser agradable con quien no te cae demasiado bien, no tiene por qué hipocresía, puede ser un buen ejercicio de generosidad, una forma de salir un poco de nosotros mismos.
    De cualquier modo, es cierto que, con moderación, sin que las convenciones acaben alterando la forma en que uno quiere vivir la vida y te obliguen permanentemente a ser quien no quieres ser.

    Saludo

Say something, today is free of charge =P

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: