TACONES

Los zapatos de tacón molan mil.

Yo tengo 3 pares:

    • Unos marrones de verano que me compré para una boda.
      El zapatero le quitó un dedo y medio de altura pero aún así siguen siendo altos. Me hacen los pies más bonitos que he tenido.

      Me los puse sólo para esa boda y no pude llevarlos más allá de la misa.
  • Unos botines de piel buena (si, me costaron una pasta, pero son tan bonitos que no me arrepiento). Como eran de cuña, mi madre me dijo que dolerían y serían fáciles de llevar. Me los llevé a Irlanda. Me los puse para ir a currar una vez. Mientras trabajaba no había problema, es lo que tiene trabajar sentada, pero la ida y al vuelta fueron horrorosas. No volví a repetir la experiencia.
  • Los zapatos azules. Mi última adquisición. Los vi en Dublín y me enamoré de ellos (eso de enamorarme de todo me lo voy a tener que “hacer mirar”). Y, cuando los vi a 7 euros en rebajas, lo interpreté como una señal.

Me los puse la semana pasada, los azules. Como iba a casa de 2 amigos, pensé que era la distancia y confianza ideal.

Salí de casa. Y menos mal que no había nadie por la calle. Andaba como un pato. Con miedo a no pisar bien y torcerme un tobillo. A las 3 calles ya andaba mejor, sólo quedaba el dolor. Y en casa de mi amigo aguanté como una campeona y no me los quité. Estuve todo el rato sentada, pero da igual, no cuenta. Sigo siendo una campeona.

Ir a casa de Ágora era el segundo destino. Andaba confiada. Y no me caí. Pero nada más llegar, aparqué los zapatos en la entrada y respiré aliviada. También hay que decir que no me gusta cuando los zapatos hacen ruido y todo el mundo oye y sabe que llevas tacones. Me da vergüencilla, jiji.

Conseguí llegar a casa con los zapatos puestos:

Distancia: 1 km. (aprox. mirado en Google maps)
Dolor: 70%
Superación: 85%
Frustración: 65%

Resultado:

Sé que son tonterías, pero todo lo que me pasa me hace pensar. A veces demasiado.

Se lo comentaba a Yorch: me gustan los tacones pero cuando voy plana soy feliz. No hay peligro, me siento segura. Nada que tener en cuenta. Sólo tienes que andar y dedicarte exclusivamente a vivir. Por ejemplo, si llevo calzado que me hace ser consciente de que lo llevo y voy con alguien no consigo estar totalmente atenta a esa persona o conversación. Se rió a carcajadas de mi teoría. Pero es verdad; con tacones tienes que asegurarte donde pisas (al menos yo) y lo de correr a por el bus es impensable.

Además, como le comenté a mi madre, puede que no sea bueno que yo lleve tacones, porque sentí que los gemelos se me tensan y me preocupa desarrollarlos más ya que, de siempre, en ves de gemelos, parece que tengo cuatrillizos y no me molaría llegar al “estado” de quintillizos.

El colmo es que de tener los gemelos en tensión y luego ir plana ha provocado que tenga agujetas. EN LAS ESPINILLAS. ¿Quién tiene agujetas ahí? Yo, faltaría más.

Lamentablemente, volveré a intentar llevar tacones, pero me sigo planteando si el dolor será permanente o será cuestión de tiempo.

En Irlanda todos los zapatos tenían unos tacones de escándalo.

En Serbia, ellas además los llevan como si andaran sobre algodones.

Hay que nacer con el don para llevar tacones, no vale con desearlo.

8 pensamientos en “TACONES

  1. Sergio dice:

    Otra de las torturas asociadas a “ser mujer”.

  2. Chus dice:

    Si te sirve de consuelo, cuando yo me atrevo a usarlos también me dan agujetas en las espinillas.

    Una pena, con lo bonitos que son…

  3. Illa dice:

    Madre mía, éste post lo podría haber escrito yo! Coincido en todo: me acabo comprando tacones porque me enamoro de los zapatos, me los pongo una vez, me siento como un pato y muero de dolor (aún tengo unos que me compré hace más de un año por estrenar!), tengo cuatrillizos en vez de gemelos, si llevo tacones sólo puedo pensar en mis pies y sé que volveré a intentar llevarlos.
    Totalmente de acuerdo: hay que nacer con un don especial!! Y yo no lo tengo!! Y sí, los zapatos de tacón molan mil, pero en los pies de las demás mujeres!! (y en los míos si no me levanto)

  4. Visitante4576 dice:

    Anda, veo que las agujetas en las espinillas y lo de los gemelos-cuatrillizos no sólo me pasa a mi =)
    Lo que no entiendo es como seguimos cayendo, si tenemos claro que vamos a sufrir =S

  5. Carlos dice:

    Juas, juas, juas. Muy cachondo el artículo.

    Estais guapas con tacones las mujeres, pero ese dolor no vale la pena y el daño a la columna… Además,eestais guapas de todas formas. Que no, que no… Tacones fuera.

    • Visitante4576 dice:

      Soy novata en esto de ser mujer femenina, pero creo que no nos convences. Intentaremos lo de los tacones más veces.
      Ah, hay mujeres que dicen que es más sano lo de no ir plana. Tendré que averiguar si es verdad.

Responder a Sergio Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: